Hasta el infinito y más allá

Hasta el infinito y más allá

Me encanta esta frase de Toy Story, ¿no os parece? Me gusta mucho por lo que significa, y por la fuerza que transmiten sólo seis palabras. Pero lo que más me gusta de “Hasta el infinito y más allá“, y con diferencia, es que me la enseñó mi hija mayor cuando aún estaba en la guardería, con sólo dos años y antes de que yo conociese la película.

Ella la usa para decirme lo mucho que me quiere, yo se la voy a copiar para hacer lo mismo, y poder decírsela a las dos cada vez que empiecen algo nuevo, estudios, trabajo, una relación… lo que sea. De momento, esta y esta otra frase que ya os enseñé en el blog, me parecen lo mejor de lo mejor para poder desearle a una persona. Con la foto de hoy, he hecho una lámina para colgarla en su cuarto. ¡Me encanta!

El corazón, super rosa, es el dibujo que elegimos para decorar un capazo que hemos usado muchísimo. Si queréis ver cómo lo hicimos, tenéis todos los detalles aquí.

Y a vosotros, ¿os gusta la idea de poner alguna frase bonita en el cuarto de los niños? ¿Tenéis alguna frase preferida? ¡Contádmelo todo!

Diana de velcro y fieltro para aprender a contar

Diana con fieltro y velcro

La manualidad de hoy en realidad es un juego para aprender a contar. Es la típica diana de fieltro y velcro, pero con un diseño un poquito diferente. Aquí no hacemos diana, pero sí aprendemos a contar y a sumar. Veréis que la puntuación que le he puesto es muy sencillita… la idea es que a los más pequeños les ayude a aprender a contar. Es una manualidad super sencilla, rápida de hacer, que podemos usar para jugar en grupo, y que es perfecta para nuestras fiestas, igual que el juego de la calabaza. Es un juego del que no se cansan fácilmente, así que con lo poco que cuesta hacerlo, os aconsejo que le deis una oportunidad.

Vamos primero con los detalles de como hacer la diana, y un par de opciones para que podáis customizarla a vuestro  antojo. Necesitamos una cartulina grande, fieltro de los colores que más nos gusten, un rotulador permanente, velcro y tres pelotas de pingpong.

Con ayuda de un vaso, y un par de platos, haremos círculos de distintos tamaños. Yo hice tres grandes, cuatro medianos, y seis pequeñitos.

Círculos para la diana

Cuando ya tenemos todos nuestros círculos recortados, los presentamos sobre la cartulina como más nos guste. También los podríais dejar sueltos, y pegarlos directamente sobre la pared donde vayáis a jugar. Más separados, más juntitos, como os de la gana.

Campo de dianas

Otra opción que además seguro que os parece genial a los que tengáis alguna mantita pequeña (de cuna) para reciclar. Podéis pegar los círculos a la manta, y construir así una diana ‘para llevar’. En los viajes, de vacas, o a casa de los abuelos. Esta idea es muy buena además, para recogerla cuando ya no la quieran usar.

Para unir los círculos a la cartulina he usado pegamento de tela, pero puede funcionar igual de bien algún otro pegamento de manualidades o silicona caliente. A veces me decís que es complicado encontrar los materiales, pero muchas veces es cuestión de pararse a pensar otras alternativas que tengamos más a mano. De todos modos, ya sabéis que a mí no me gusta complicarme demasiado la vida.

Pegando los círciulos

Ya sólo nos queda poner puntuación a la diana, y preparar las pelotas. Venden pelotas ya con velcro, pero yo no las encontré. Así que compré pelotas de ping pong, y botones de velcro autoadhesivo para recubrirlas. Corté triángulos pequeños y fui cubriendo toda la pelota. En esta foto se ve bien la idea.

En las fotos no se nota mucho, pero el fieltro que usé está super planchado. No es el mejor para hacer una diana. Si lo podéis encontrar algo más ‘tosco’, mejor. Y si no puede ser, pues ya lo despelucháis vosotros un pocquillo antes de empezar a jugar. Con el mismo velcro lo podéis hacer. ya veréis que así la pelota se fija mucho mejor.

Pelota con velcro

Sólo queda colgar la diana donde más nos guste, y empezar a jugar. En casa estamos en dos momentos distintos de las matemáticas, y para cada uno de ellos nos vale este juego:

1. Aprender a contar. Ponemos la numeración del 1 al 3, y usamos algo para contar. Palillos o palitos de colores que iremos cogiendo según los puntos que hayamos sacado en cada tirada de tres bolas. Las partidas tienen que ser cortas, y al terminar cada uno cuenta cuantos palitos fue recopilando con cada jugada.

2. Aprender a sumar y a manejar las decenas. En este caso las puntuaciones que hemos usado han sido 5, 10 y 20. Sara está practicando en el cole el tema de las decenas, y contar así le sirve de repaso.

Podéis seguir creando juegos como mejor os parezca: sumando puntos hasta un tope, descontando, dando en cada uno de los círculos al menos una vez… ¡lo que sea!

Diana casera con velcro y fieltro

Em fin, pasamos un rato de lo más divertido. Hasta acabamos haciendo alguna que otra trampilla. Menos mal que estaba cámara en mano, y tengo la prueba del delito!

Juego con diana de fieltro y velcroUna manualidad y un juego, nada complicados y que dan para pasar un buen rato después. Además de las cuentas y las sumas, hemos organizado turnos, y ¡Sara ha llevado el control de la hoja de puntuaciones por primera vez!

Y vosotros, ¿tenéis dianas en casa? ¿cómo jugáis con ellas?

 

 

¡Bienvenido 2015!

El mejor deseo

Escribo el primer post del año dando las gracias a todos los que habéis echado de menos las actualizaciones, y me habéis preguntado si todo iba OK. Es un honor teneros a todos al otro lado, de verdad. Las últimas vacaciones fueron de desconexión total, de abrazos, de besos, de salir a la calle, de jugar, y también de hacer alguna manualidad que otra, pero sin cámara a mano… Así que si os enseño algo en estos días, será sin paso a paso. Pero no os preocupéis, que son todo cosas muy facilitas. Esto de la desconexión sienta muy bien. Si os habéis olvidado de probarlo, os animo a que lo hagáis pronto.

No quería retomar el blog sin hacer un mini balance de lo que fue el año pasado. Siempre me gusta hacerhacerlo, y preparar los propósitos del que entra, aunque sin ser demasiado exigente, que ya sabemos que es fácil si lo somos demasiado, que alguno se escape sin cumplir. El 2014 fue un año tipo montaña rusa, pero como me gusrta quedarme siempre con lo bueno, y olvidar lo malo, dejadme que lo resuma con la frase que ilustra el post. Me encontré con ella por casualidad el año pasado, y aunque no he encontrado a su autor, me parece buenísima.

El 2015 convertirá mi bebé en una niña preciosa y super alegre. En realidad quedan pocos días para que esto suceda. Alba cumplirá tres años en Marzo, y aunque ya hay muy pocas cosas que me recuerden al bebé que fue, me tomé la licencia de alargar el tiempo de bebé hasta los tres años. Me gustaba demasiado como para dejarla escapar con dos ;-) En este año diremos adiós definitivamente al chupete, y a los pañales de dormir. Iremos a las fiestas de carnaval, del rojo, del azul, de la primavera… Tendremos la ceremonia de graduación de la guarde. Y después del verano, empezaremos el cole de mayores. Muchos cambios.

Para Sara, el 2015 también será la bomba. ¡Acabará de aprender a leer y a escribir todo lo que le apetezca! Y todos sabemos que hay un antes y un después de este momento, ¿verdad?. Iremos también a todas sus fiestas (ya sabéis que por aquí nos apuntamos a un bombardeo). Y además, cambiará de ciclo en el cole. Empezará primaria. Seguro que con muy buen pie.

En el trabajo, dos super proyectos. Uno de ellos arrancando, y muy interesante. Ojalá vaya todo según lo previsto, porque hay muchas personas que se pueden beneficiar de él.

El blog sigue creciendo mucho. Señal de que os gusta, y de que seguís alguna de las ideas que escribo aquí. ¡Muchísimas gracias! Seguiré en ello, seguro. Es demasiado lo que me gusta como para no hacerle el hueco y seguir alimentándolo.

Y para poner la guinda a todo el pastel, en el 2015 celebraré mi décimo aniversario. Estaréis conmigo en que con tanto hito tiene que ser un año 10. ¡Seguro que sí!

Sin embargo, a pesar de todo lo que se avecina, no le voy a pedir mucho al año. Lo dejaremos rodar todo. Sólo le pediré que nos deje salir airosos de un par de temas de salud que planean sobre algunas personas muy cercanas y que nos trajimos del 2014, y eso sí… que me deje estar a la altura para poder dar el apoyo que sea necesario cuando se necesite.

Para todos vosotros, que tengáis posibilidad de llenar el 2015 de buenos recuerdos, y que tengáis varios momentos en los que seáis tan felices que no sepáis si vivís o soñáis. Espero que vuestro año pinte bien… ¡contadme!

Feliz Navidad

Feliz Navidad

Os deseo Felices Fiestas, y sobre todo, que aprovechéis para pasarlo genial con los peques que tenéis alrededor. No hace falta hacer grandes cosas. Estas fechas son mágicas para ellos, y dejan recuerdos para siempre.

Besos. Gracias por estar ahí.

Sello de calidad Madresfera con Johnson’s Baby

Johnson's BabyMe paso por aquí un momentito para hablaros de los productos Johnson’s® baby. Hace ya unos días que Madresfera me contactó para poder participar en el sello de calidad que otorga a algunas marcas. Es muy fácil particpar cuando se trata de productos que conoces perfectamente, así que me ofrecí para colaborar en el sello y daros mi opinión.

Yo misma de pequeña era ‘clienta’ de Johnson’s®. Seguro que a alguno más os suena desde hace unos cuantos años, ¿verdad? Desde entonces, aunque en apariencia no han cambiado mucho, sí han invertido muchísimo en investigación, y han evolucionado mucho. Johnson’s® baby, especialistas en el cuidado de la piel del bebé,  nos ha pedido a través de Madresfera, opinión sobre tres de sus productos. Johnson’s® baby lleva más de 100 años investigando las necesidades fisiológicas para el desarrollo sano de la piel del bebé y ofreciendo productos especialmente diseñados para su cuidado. Con TRIPLE BABY PROTECTION, Johnson’s® baby quiere transmitir su compromiso con la Seguridad, Suavidad y Eficacia de todos sus productos para favorecer el desarrollo sano de la piel del bebé.

Estos son los tres productos que participan en este sello de calidad: Jabón Líquido Johnson’s® baby Baño Hidratante (750ml 2,99€), Champú Johnson’s® baby (500ml 2,99€), y Crema Protectora de pañal Johnson’s® baby (100ml 3,49€)

Y los criterios de valoración para conseguir el sello:

  • Relación calidad/precio. 9 sobre 10
  • Experiencia emocional entre los padres y el bebé. En este punto no voy a dar valoración, porque aunque la puntuación sería buena, no me parece atribuible al producto, sino a las ganas que los padres tengan de disfrutar del momento en el que usan los productos. Especialmente cuando hablamos del momento del baño y aseo del bebé. Así que aquí, les doy un n/a.
  • Textura, aroma y modo de aplicación. Aquí tengo la puntuación dividida… le doy un 5 sobre 10 a la crema para el pañal, porque es muy densa. Creo que hay fórmulas con otras texturas que protegen también muchísimo. En cambio al gel y al champú les doy un 10 sobre 10. Especialmente con el champú, me gusta muchísimo el olor que se queda en el pelo después de usarlo.
  • Evaluación de producto en base al significado de Tripe Baby ProtectionTM (seguridad, suavidad y eficacia de los productos) Aquí que creo que es el parámetro más importante, aprueban con creces. Les daría un 9 sobre 10 en conjunto.

En resumen, una valoración muy buena, para productos que he usado muchísimo en casa.

Y a vosotros, ¿os suenan de algo? ;-)

(Seguid sintonizados con el blog después de este inciso, que estamos empezando las vacas y os quiero contar un par de ideas para hacer con los peques que os van a gustar muchísimo).

 

Como hacer una corona de Navidad con los más pequeños

manualidadeCorona de Navidad hecha con papel de seda

Seguramente os parezca una bobada, pero siempre me han gustado las coronas de Navidad en las puertas, y nunca he tenido una. Así que este año he decidido fabricarla a mi gusto, ¡y con ayuda de las peques! Una manualidad navideña para hacer coronas de Navidad de papel. Atentos, porque fácil no es, facilísima tampoco, lo siguiente. Y queda muy, muy bonita y alegre.

Os cuento la historia de mi corona… La quería toda con pompones rojos. Pero sorpresa, sorpresa, los bazares de Madrid, al menos de mi barrio, los tienen agotados desde hace un par de semanas. Aunque sé que las posibilidades de que me lean tienden a cero, hago desde aquí un llamamiento a que despejen un poco la atención de los disfraces de angelito y repongan pompones. Quería todo rojo, y un super lazo en la parte de abajo. Al final tuve que agudizar el ingenio con los materiales que tenía por casa, y la verdad es que creo que me gusta mucho más que la primera idea.

He usado goma eva (o foam o foamy), y papeles pinocho (o crespón, crepé o arrugado), celofán (o acetato) y de seda (o de china) en dos tonos distintos, todo de color verde. ¿Os dais cuenta de la cantidad de nombres que tiene las cosas? Como me leéis desde muchísimos sitios (muchas gracias), quiero que veáis que me acuerdo de vosotros. Además de los papeles, rebusqué entre los pompones que tenía por casa, y como no había suficientes rojos, me hice además con todos los rosas que se me pusieron al alcance. Nota mental: reponer antes de que se den cuenta de que he dejado las existencias a cero. Me acordé de una cinta de terciopelo que en su día lllegó a casa sólo por ser rosa y que estaba prácticamente sin usar y ¡listo! Ya tenía más o menos la idea de cómo quedaría todo.

Materiales para una corona de Navidad casera

Empezamos haciendo una corona de goma eva. Si la hacen los peques, podéis usar un par de platos para dibujarla. Y aquí ponemos a todos los pequeñajos que están aprendiendo a usar las tijeras, a echarnos una mano. Hay que cortar rectángulos de los papeles que vamos a usar. No importa que los cortes se tuerzan, que salgan trasquilones, o que se arrugen. Acordaros, ¡es muy difícil que las manualidades salgan mal! ;-)

Papel de seda para hacer una corona de Navidad

En esta foto veis el secreto: colocarlos bien apretaditos. Hay que hacer una especie de cucurucho sin forma, y pegarlos muy juntos. Con estos materiales la cola blanca funciona estupendamente. Los niños más pequeños, los pegarán a su manera, de otra forma y tal vez no tan juntos. Da igual, que sigan… la corona les va a quedar espectacular, ya veréis.

Paso a paso corona de Navidad

Es muy fácil, no hay que hacer nada más. Lleva un buen rato cubrir todo con papel, pero el resultado merece la pena. Os digo lo del buen rato, por dos cosas. Para que toméis nota para administraros el tiempo. Puede que la queráis terminar en un par de días.

Bueno, puede que así, tan verde, recuerde un poco a una ensalada. Pero la mayoría de las coronas son verdes ¿no? Y además, al final el efecto de esta cambia bastante.

Corona de acebo hecha con papel seda

Va secando muy rápido, así que no hay que pararse para continuar. Terminamos de cubrir todo con los papeles, y ¡ya está! Lista para empezar a decorarla.

Lo primero que hice fue enrollar la cinta de terciopelo alrededor de toda la corona. Y oye, no es rojo, pero hay que ver lo navideño que queda.

Cinta de terciopelo para hacer una corona de Navidad

No hay ninguna dificultad más que asegurarse de que las vueltas quedan distribuidas por igual. Para que quede más estable yo le puse una gota de pegamento de tela a cada tramo por la parte de atrás de la corona. Podéis hacer lo mismo, o usar cinta adhesiva, o un par de grapas… lo que queráis.

Corona de Navidad Paso a paso II

Mirad mientras yo hacía la corona, como la versionó Alba con dos añitos. La cinta se la puse yo, pero fue ella quien me pidió que se la pusiera. De momento lo de las manualidades no le llama tanto la atención como a Sara, pero no sé, lo mismo la cosa empieza a cambiar. Se ha llevado la bola a la guardería para adornar su clase.

Adornos navideños con papel de seda

Ahora el toque final. Repartir los pompones como mejor nos parezca. A mí me ha encantado. ¡Esta Navidad ya tengo corona! Y otro trasto para guardar de año en año, que de esta me va a dar pena deshacerme.

Corona de Navidad DIYEl toque final acaba buscando un buen sitio, como la puerta de la entrada. Tenerla ahí mola. Que te vean los vecinos haciendo pruebas con la cámara en mano para publicar en el blog, no tiene precio.

¡Feliz Navidad!

Las últimas semanas están siendo de locos en el mundo 1.0, pero espero que se calme todo un poco y me pueda pasar por aquí más a menudo, ¡porque tengo un montón de cosas que os quiero enseñar!

Estamos en Navidad y os lo he dicho mil veces, vuestros comentarios son como si llegasen los Reyes. Decidme si os vais a animar con la manualidad, y compartid el post donde queráis si os ha gustado ;-)

Christmas navideños con árboles de cartulina

Abetos por Navidad

Hoy echamos mano de cartulina, pegamento y tijeras para hacer una felicitación de Navidad de lo más bonita. Los peques podrán hacerla ellos solos, o ayudar si son muy pequeños. Vamos a hacer un árbol de Navidad con cartulina, y a decorarlo como más nos apetezca. Así que empieza en el blog la temporada de manualidades navideñas, con una idea para hacer una tarjeta, igual que hicimos con esta postal con purpurina el año pasado.

He visto la idea original en pinterest, y nosotros hemos hecho nuestra propia versión de los arbolitos convirtiéndolos en postales. Los materiales son muy fáciles de conseguir. Cartulinas verdes, y papeles de los colores que más os apetezcan. Pata hacer las estrellas del árbol yo usé unas formas de flor en goma eva precortada. Y yo rescaté del cajón de las manualidades un rollo de cuerda de papel que les va a ir fenomenal, aunque usarla o no es opcional. No están en la foto pero también usé, cartulina blanca y sellos… luego os lo enseño.

Materiales

La manualidad no necesita mucha explicación, pero os cuento como lo hice con las peques. Para sacar los círculos, lo más fácil para ellos es usar una plantilla. Como tenemos una bolsa enorme llena de tapones para reciclar, fuimos a buscar allí las tapas. Hemos usado de tres tamaños diferentes.

Plantillas

Se monta con pegamento, y colocando los círculos como si fuesen escamas. Esto no tiene que ser muy exacto, dejad que los peques lo vayan montando a su aire. Necesitaréis dos círculos grandes, tres medianos, y cinco pequeños en distintos tonos de verde. Dejad que los ordenen eso sí, de mayor a menor. En casa usamos cola blanca para pegarlos. Os vale igual el pegamento de barra para esto.

Hojas del arbol

Mientras va secando, sacamos la perforadora, y empezamos a hacer circulitos de los colores que más nos gusten. En casa nos gusta mucho, ya os lo he comentado alguna vez. Pero con esta manualidad tuvimos lío en casa. Sara quería adornar su árbol con muuuuuuchas ‘bolas’, así que se puso como loca a hacer agujeros por aquí y por allá. Y Alba en cambio, decidió que los circulitos podían ser un confeti estupendo, y no hacía más que tirarlos por los aires. Cuando se hayan cansado de la perforadora, les dejamos que decoren su árbol como más les guste. Para esto sí os recomiendo mejor el pegamento de barra, porque mancha menos que la cola blanca.

Bolas de Navidad

Estamos casi en el último paso. Añadimos nuestro espumillón particular (si queréis podéis usar un cordón, una cinta o lana), y como no, una estrella en lo alto del árbol. La cuerda de papel que usamos nosotras va bien sujeta por detrás con cinta adhesiva.

Hablando de esto me he acordado de los buenos momentos que nos han dado en casa las palabras navideñas. Como dice la prima de los bombones, es que son palabras que se usan sólo una vez al año y claro, cuando salen, pues salen de esa manera… ¡O incluso no salen por mucho que nos empeñemos!. Hace unos días Sara me hablaba de unos limpiapipas monísimos que había visto en una tienda, y que teníamos que comprar para hacer alguna manualidad con ellos. Eran muy graaaandes, y suavecitos. Con lo que le gustan las manualidades, la palabra limpiapipas sí que la conoce de sobra. Así que un día me llevó a ver los limpiapipas gigantes que resultaron ser espumillón. Ahora ‘espumillón’ no le sale muy fluído, así que me parto de la risa con ella. Todo esto va a nuestra libreta de primeras palabras, para que no se nos olvide nada, nada.

Arbol de Navidad super fácil

Vuelvo a la manualidad, que me despisto. Me pareció buena idea pegar por detrás una cartulina blanca donde podamos felicitar las Fiestas a las personas que más queramos. Para recortarla, dibujamos la silueta del arbol primero, y luego la recortamos dejando aproximadamente medio centímetro de margen hacia dentro. La cartulina tapa el celo con el que hemos sujetado todo y convierte nuestros árboles en tarjetas. ¡Genial!

Felicitación de Navidad

Seguiremos haciendo manualidades de Navidad en los próximos días, que se acercan las vacaciones y viene muy bien tener unas cuantas ideas para estar entretenidos a mano. Aquí tenéis alguna manualidad para Navidad que ya he publicado en el blog.

Nos lo hemos pasado muy bien haciendo estos arbolitos, y os lo quería enseñar. Es una manualidad cero complicada y que queda muy alegre. ¿Os animaréis con ella? ¿Qué os parece la idea de que los peques hagan sus propias tarjetas de Navidad?

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.938 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: