Archivos Mensuales: mayo 2016

Decoración con celo y washi tape

Decoración de primavera con washi tape

Hoy me he propuesto en el blog, convertir a los peques en pequeños decoradores. Todo un planazo. ¿A que suena fenomenal? Verás qué divertidas sus caras cuando vean que su última manualidad sirve para decorar las ventanas de casa, las paredes, un regalo, o un cuaderno del cole. Esta es la técnica. La creatividad y la imaginación como siempre, la pones tú. ¿Vamos ya con las flores de washi tape?

Los materiales, muy sencillos. Imprescindibles son el papel de hornear y washi tape. En la foto hay también una plantilla de unas flores que usamos hace días para hacer otra manualidad, y cinta de carrocero, que puedes usar para fijar el papel a la mesa y que no se enrolle mientras estás haciendo las pegatinas. Ni el papel ni la plantilla son imprescindibles, pero ayudan un montón. Enseguida te cuento los detalles.

Flores Washi - Portada

Vaya por delante que a los niños les encantan las pegatinas, así que con esto tienes un buen rato de entretenimiento asegurado. Hay otro post divertidísimo en el blog en el que hacíamos pegatinas con ellos a la vez que reciclábamos revistas viejas. Ahí te he dejado el link, para que cotillees.

Pero vamos con las pegatinas de hoy, que seguro que te gustan. Lo primero, es hacer en un trocito de papel para hornear, los dibujos de lo que vayas convertir en pegatina. Yo hice una cuantas flores, pero tú puedes hacer cualquier cosa, con o sin plantilla. Flores, círculos, corazones, casitas… ¡Lo que quieras! Venga, anímate y empieza a dibujar.

Flores con washi tape - Plantilla

Una vez tienes todos los dibujos que necesites, hay que empezar a taparlos poco a poco con washi tape. Esta es la única precaución a tener en cuenta: ir colocando las tiras de celo paralelas y de forma que cada una solape un poquito con la anterior. En las fotos se ve muy bien lo que quiero decir..

Flor con washi tape paso a paso

Seguimos colocando washi tape hasta que esté todo cubierto. Por cierto, ¡no te preocupes si lo único que tienes a mano es celo normal!, porque funciona también muy bien. De hecho, esta manualidad es perfecta para dar salida a todos esos celos de colores si se te han acumulado más de la cuenta en casa. Yo he usado el rosa liso que es un washi tape normal, y los otros dos de colores, que son celo o cinta adhesiva de la que se puede comprar en cualquier papelería.

Flores

Después de haberlo cubierto todo, parece que ya no vas a ver por donde cortar, ¿verdad?. Venga, va… que te enseño el otro lado para que veas que los dibujos siguen viéndose perfectamente, y que no va a haber ningún problema con las tijeras.

Flores con washi Envés

Recortando, recortando, me he hecho con un montón de flores, porque en casa nos encanta la primavera. He elegido sólo tres modelos de todos los que tenía la plantilla, cada uno hecho siempre con un celo diferente. Aún tienen el papel de hornear por detrás, así que son pegatinas que se pueden guardar para colocarlas donde quieras en otro momento.

Flores de washi tape

Como te decía, son pegatinas normales que yo pegué en una ventana, pero que también funcionan muy bien por ejemplo si queremos hacer algo que usemos como vinilo en alguna pared.

Decorar la ventana en primavera

¿Te cuento un secreto? Tengo super población de celos en casa, y la habitación de las peques necesita un cambio, así que empiezo a darle vueltas a una idea para decorar un rinconcito de la pared. Creo que puede quedar genial. ¡Si lo hago, prometo enseñar el resultado!

Mientras, ¿me dices que es lo que harías tú? ¿Te ha gistado esta idea para usar celos de colores?

El mejor libro para aprender a dibujar una vaca*

Aprender a dibujar una vaca

Echa mano de lápiz y papel, y no olvides tu goma de borrar, porque El mejor libro para aprender a dibujar una vaca, viene con instrucciones exactas para que nuestra vaca sea la más molona del Mundo mundial. Se empieza con un rectángulo, se añaden cuatro patas….  Esto se ve en la portada y va muy bien, ¿verdad? pero hasta ahí puedo contar, porque el resto del libro es… bueno, mejor lo descubres tú mismo.

Las instrucciones para dibujar una vaca son objetivas, pero por supuesto, el cómo las interprete el dibujante ya es cosa de cada uno. Y claro, a veces hay sorpresas. Y a veces, el dibujo no sale como queríamos. Y también a veces, puede que lo que hayamos dibujado tenga pinta de ser otra cosa. Vaya. ¿A que os suena? Por si acaso nos pasa esto, en el libro nos proponen una segunda opción, un plan B para que probemos suerte a ver si esta vez nos va mejor con el dibujo de la vaca. Y si aun así no tenemos el resultado final que queríamos, no importa nada, porque para eso tenemos nuestra goma de borrar, nuestro lápiz, y sobre todo, sobre todo, tenemos nuestra imaginación.

Si te parece curioso el formato de este libro, más sorprendente te va a parecer el interior y su historia.Es un libro cortito, ideal para leérselo a los peques mientras miran los dibujos geniales que acompañan el texto. Y para los que están aprendiendo a leer, es perfecto, porque sus frases son cortas, y se puede practicar la entonación con ellas. En casa lo leemos y releemos, porque les resulta muy divertido. Y que puedan ver lo fácil que es cambiar los dibujos, o adaptar las historias a lo que sea que dibujemos, me parece una idea genial. ¡Imaginación al poder!

Y a vosotros, ¿os sale siempre a la primera lo que queréis dibujar?

*Post escrito en colaboración con Boolino

A %d blogueros les gusta esto: