Archivos Mensuales: octubre 2014

Teatro de sombras para Halloween

Marionetas de sombras para HalloweenYa tenemos a la vuelta de la esquina Halloween. En casa usamos cualquier excusa para pasarlo en grande, así que no vamos a dejar que se nos escape esta fiesta. Nunca lo celebré cuando era pequeña, pero eso no quiere decir que esta fiesta no sea divertidísima para los peques. Simplemente, era muchísimo menos popular que ahora. En España, sólo conocía Halloween quien tuviese algún familiar o amigo en algún país donde sí fuese tradición. Sara y Alba se disfrazan las dos en el cole, y eso es sólo el principio. En casa también nos disfrazamos, hacemos manualidades, organizamos juegos, salimos ¡después de cenar! a buscar caramelos, y nos acostamos muy, muy tarde. Debe ser buen cóctel, porque las dos se acuerdan muy bien del Halloween anterior (incluso desde que sólo éramos capaces de decir Jalin). Al día siguiente es fiesta, y los días que trasnochábamos en verano se van quedando atrás, así que a mí me parece la excusa perfecta para salir otra vez de la rutina.

Hoy vamos a fabricar marionetas para hacer un teatro de sombras, Me parece el mejor momento para enseñároslo, porque de todo lo que podemos proyectar en la pared, los fantasmas son de lo mejorcito. Imaginaros los juegos de luces y sombras en la pared, fantasmas de todos los tamaños que se acercan y se alejan haciendo ruidos terroríficos… Se puede hasta asustar a los vecinos proyectándolos en las ventanas. ¡Qué miedo!  Para las marionetas de este post usé pajitas, goma eva, celo, y tijeras o un cutter. Y aunque no está en la foto, también vamos a necesitar una super linterna, ¡que no se os olvide!

MaterialesMe gusta esta manualidad, porque además de dejarnos pasar un buen rato después, nos deja ‘diseñar’ antes de hacerla, y practicar con las tijeras. Os he dicho que en casa exprimimos a veces el rato de manualidades dibujando antes en un papel lo que queremos hacer, ¿verdad? Me parece una buena forma de que los niños pongan a trabajar su imaginación. Ganan la batalla siempre, ¡es increíble! Más abajo os pongo unas fotos con todo lo que pensó Sara, para que veáis lo que digo.

Estos son los cuatro fantasmas que sacamos para empezar. Alba se dedicó a hablar de las emociones de los fantasmas. Este está contento, este está triste… Y el de abajo, no lo tenía muy claro. Ella decía que estaba feo, está clarísimo que no le gusta nada.

Siluetas de fantasmas para HalloweenEl siguiente paso, os lo imagináis, ¿verdad?. Pues sí, pegamos las pajitas, y ya están listas nuestras marionetas…

Marionetas de sombras para Halloween

… que nos pueden servir incluso para decorar la mesa si nos apetece.

Decoración de HalloweenHemos usado pajitas chulas, y goma eva, pero no es el primer año que preparamos el juego del teatro y funciona igual de bien usar una cartulina o papel y un palito de brocheta o un lapicero para sujetar las marionetas. Este año no sé como resultará, pero la tradición de los bombones dice que hay que ir a la cama de los papis, y una bez allí, inventar historias proyectando fantasmas en las paredes.

Antes os he dicho que estuvimos un rato diseñando y haciendo cosas con las peques, ¿verdad? Mirad lo bien que se lo pasó Sara fabricando sus propias marionetas. ¡Hasta una murciélago chica tenemos!. Fue un ejercicio genial para usar las tijeras eso de cortar tantos piquitos.

Marionetas de Halloween hechas por los peques

No os quejaréis, entre el tiempo que usamos haciendo los dibujitos del diseño, el de hacer la manualidad, y el juego de después, os estoy pasando la receta para tener un buen rato de tranquilidad. Por no hablar de la idea de contar historias desde la cama (no tengo abuela, y de vez en cuando me echo yo las flores, jajaja). En el blog os conté otro juego que de momento seguimos repitiendo de año en año. Os dejo aquí el link por si queréis echarle un ojo.

No es una manualidad complicada… ¿os animaréis a probarla esta vez? Contádmelo, que me encanta leeros. Y si os gustó, ya sabéis, compartirlo en vuestras redes sociales. Abajo tenéis todos los botoncitos. ¡Hasta la semana que viene!

 

 

 

 

 

 

Hazme un muñeco de nieeeve…

Taza infantil de Frozen

Si has leído el título del post cantando, ya tienes una idea de lo que va a ir la manualidad de hoy. Y para los que no, deciros que no, que no me he vuelto loca y estoy pensando ya en el invierno. Me gusta mucho el otoño, y exprimir todos los días al máximo. Así que ¿a qué se debe esta entrada venida del reino del hielo? ¡Sí, habéis acertado! El pequeño Olaf, de Frozen, la peli de Disney. Nos encantó cuando la vimos, y Alba canturrea parte de esta canción sin parar. Ahora con ‘Frozen: sing along’ recién estrenada en los cines, no he podido resistirme ni a hacerle su muñeco ni a planificarlo todo para poder volver al cine y cantar las canciones a todo pulmón.

La manualidad es muy fácil. Necesitáis rotuladores permanentes, al menos negro y naranja, y una taza blanca que podréis conseguir en el chino o en el bazar de la esquina. Y un poquitín de práctica, ya veréis por qué os lo digo.

Materiales para decorar nuestra taza

Ya usé los rotuladores permanentes en cerámica las navidades pasadas, cuando hicimos las bandejas para dejar dulces a SSMM los Reyes Magos de oriente 🙂 . Entonces el tema fue libre. Ahora vamos a buscar un poco de inspiración en internet. Buscad en google, y tendréis un montón de imágenes. Cuando tengáis la que os gusta, practicad un poquillo con el dibujo. Es muy fácil dibujar a Olaf, pero es increíble lo expresivo que es este muñecajo… ¡os aseguro que entre dibujarlo alegre o con un cabreo de tres pares de narices hay una línea muy, muy fina! Y si no, ¡probad a cambiar la posición de las pupilas y la forma de las cejas! A los peques les va a gustar. Seguro.

Boceto Olaf

Este fue un boceto de la idea que quería. La cara de Olaf en un lado de la taza, y una de sus frases en el otro lado. Para los que no hayáis visto la peli, os diré que es un muñeco muy, muy ingenioso, y por eso nos deja varias frases memorables. Mis favoritas son “Me gustan los abrazos calentitos“, porque a mí también me encantan y “Vale la pena derretirse por ciertas personas“, porque estoy totalmente de acuerdo. La taza es para Alba, cualquiera de las dos frases le van fenomenal, pero me quedo con la primera por los muchísimos abrazos que me quedan por darle.

Esta es la taza por delante.

Taza de Olaf

Y me pareció que escribir la frase con letras de colores por detrás, podría ser buena idea.

Cita de Olaf

No os de miedo dibujar en las tazas. Hasta que no la horneéis, el rotulador no se vuelve permanente. Y si os equivocáis, tan sencillo como borrar el dibujo con acetona o alcohol, y volver a empezar.

Una vez tenemos la taza terminada, sólo queda meterla en el horno a 150ºC durante 30 minutos. Hasta que no se metan al horno, los dibujos no son permanentes. Aguantan bien, aunque he de decir que los platos que os enseñaba arriba sólo se han lavado a mano… por si las moscas.

Esta es la letra y el vídeo de la canción. La parte que le encanta a Alba es cuando Anna le pide a Elsa que el muñeco sea de verdad. Os lo dejo todo para que vayáis ensayando.

Hazme un muñeco de nieve,
venga vamos a jugar.
Ahora ya no te puedo ver,
no sé muy bien, que ha podido pasar.
Éramos inseparables
y ahora ya no.
No lo logro comprender.
Hazme un muñeco de nieve,
uno que sea de verdad.
 
Hazme un muñeco de nieve,
o ven en bici a montar.
Que necesito compañía ya, 
porque a los cuadros ya les he empezado a hablar
Me siento un poco sola,
y me aburro ya, mirando las horas pasar.
 
Sé que estás ahí dentro.
Todos preguntan donde estás,
dicen que intente tener valor.
Ya no puedo más, déjame entrar.
Ya no nos queda nadie, sólo tú y yo.
Y ahora que va a pasar…
Hazme un muñeco de nieve.

Espero que os haya gustado esta manualidad. Las peques tienen cada una su tacita para ensayar las canciones antes de irnos al cine a cantar. Y no creáis que se han quedado sin hacer nada… Alba ha estado haciendo ‘dibujos’ de Frozen en un cuaderno (eso sí, color rosa), y Sara se ha dedicado a dibujar varias veces a Elsa. Se enfadaba porque no le quedaban como en la película, pero a ver si os los enseño, porque a mí me parecen la bomba.

¿Qué os parece convertir algo que les ha gustado a vuestros peques en manualidad? ¿Lo habéis hecho alguna vez?

A %d blogueros les gusta esto: