Archivos Mensuales: noviembre 2012

Chocolate para desayunar

La tradición de los calendarios de adviento es relativamente ‘joven’. Surge con los protestantes en el S. XIX en Alemania, y comienza a expandirse rápidamente por Europa y el resto del Mundo. En sus orígenes, los niños encendían una velita cada día del adviento, empezando así la cuenta atrás para la Navidad. La tradición de la vela fue rápidamente desbancada por las chocolatinas (cualquiera no lo prefiere, ¿verdad?). Y los calendarios, que al principio eran láminas en una pared, dieron paso a otros más parecidos a los que encontramos ahora como cajitas que se van abriendo cada día y tienen pequeñas chocolatinas en su interior. Luego llegaron los más sofisticados, con bolsillitos o cajones donde guardar chuches o alguna otra sorpresa. Hay verdaderas obras de arte en las tiendas, y manualidades muy chulas en internet.

Me aficioné a los calendarios de adviento en la época que viví en Alemania. En los últimos días de Noviembre los peques arrasaban con los calendarios de chocolatinas que vendían en las tiendas. En aquella época en España también se podían encontrar, aunque costaba bastante y la oferta era escasa. Por eso, yo se los traía a mis sobris para asegurar que tuvisiesen su dosis de chocolate para desayunar lista antes de Diciembre.

Ahora continuamos la tradición con los Bombones. Nuestros calendarios preferidos son los que se rellenan en casa. El nuestro es comprado. Lo vimos el año pasado en una tienda, y es tan bonito que se tuvo que venir a casa con nosotros. No podía quedarse allí solo, eso habría estado realmente mal. Vamos rellenando día a día los bolsillitos, porque si no, no habría sorpresa. Así que por la noche se rellena, por la mañana después del desayuno vemos que hay dentro… Y unos días antes hay que encontrar cositas que quepan dentro de los cajones, que son muy chiquititos. Este año haremos una mezcla de juguetes, planes, chuches y actividades. ¡Ya os contaremos qué es lo que ha tenido más éxito!

Bombón1 sólo tenía dos años el año pasado, pero está deseando que subamos el calendario del trastero para abrir cajoncitos toooodos los días hasta Navidad. Para mí, el mejor indicador de calidad que me dice que este año lo tengo que repetir. Personalmente creo que es una forma de tener a los peques interesados en algo, de que se ilusionen con la llegada de la Navidad y ya desde un punto de vista más práctico, de ayudarles a forjarse su noción del tiempo.

Vosotros, ¿estáis preparando también vuestro chocolate para desayunar? Contadnos como son vuestros calendarios, y que tienen dentro, porfa… ¡Que morimos de curiosidad!

Anuncios

Diez consejos para fotografiar niños y bebés

Hemos leído hace poco un artículo sobre el volumen de fotos que hacemos a nuestros niños, y hoy queríamos compartir con vosotros nuestro punto de vista

Es cierto que esto de la fotografía ha cambiado mucho respecto a cuando eramos pequeños. Con las cámaras digitales que suponen gasto cero en la obtención de las mejores instantáneas, es fácil estar siempre listo para apretar el botón. Si a las cámaras añadimos los móviles y tabletas, resulta que tenemos siempre a mano una cámara con la que conseguir los mejores momentos de nuestros pequeños. Los detractores de hacer fotos frecuentemente a los niños, se basan por un lado, en el trajín al que se somete al niño cuando queremos capturar sus mejores instantaneas y por otro, en los momentos que dejamos de vivir por estar pendientes de las cámaras.

Bien, lo más sabio como cas siempre, es encontrar un término medio. Vaya por delante que Bombón1 tiene más de 4.000 fotografías de su primer año (contando sólo las que le hicieron sus papás), y que estamos muy orgullosos de cada una de ellas. No por su calidad en muchas de ellas, pero sí por la historia que cuentan. Os pongo algunos consejillos que basándonos en nuestra experiencia son buenos para fotografiar bebés y niños.

1. Que el bebé esté siempre cómodo. No insistais en las fotos si no lo está pasando bien porque además, no van a ser bonitas. Si el bebé se cansa, dejad la cámara a un lado, y  a otra cosa. Si este punto se cumple, aplican todos los demás.

2. Fotografiar al bebé relajado… si pensáis hacer una mini ‘sesión’ de fotos con vuestros Bombones.  Por ejemplo, cuando se hayan despertado de una siesta.

3. Poner atención a los detalles. Un pie, las manitas, primeros planos… Incluso algún detalle de sus ropitas. Muchas veces en una foto, menos es más.

4. No uséis nada que no sea una cámara de fotos. Por favor. Dejad los móviles para emergencias reales cuando no tenéis otra cosa a mano. Los tablets yo diría que ni para emergencias. A alguien le oí decir que es como hacer fotos con la tabla de cortar chorizo. Tal cual. Verdad de la buena.

5. Pensar en la foto que queremos conseguir. Con las cámaras digitales tenemos tendencia a disparar fotos sin más. Sí que merece la pena intentar que las fotos sean ‘aprovechables’ después, pensando un poco en lo que tenemos al otro lado del objetivo: fondos, ropas, luz… En este punto sí coincidimos con la gente que no es partidaria de fotografiar mucho. Incluso si se trata de un momento de ‘improvisación’, merece la pena reflexionar sobre cómo vamos a apretar el disparador.

6. No hagáis posar a los niños pequeños. Los bebés son mucho más fáciles en este sentido. En cambio si pretendemos que un niño pose, el resultado será en muchas ocasiones un desastre. Mejor dejarles a su aire, y captar lo que buenamente podamos. Será la forma de no restar frescura a estas fotos. El tipo de foto más ‘preparada’, debería reducirse en estos casos al mínimo imprescindible.

7. Eliminar los sonidos de la cámara. Queremos que los niños salgan tan naturales como sea posible. Si no se percatan de que les estamos fotografiando, mejor. Y si lees tenemos posando, no tienen por qué saber si estamos haciendo una, cinco o diez fotos. Este consejo es genial también para mayores.

8. Fotografiar a los niños a su altura Haced varias pruebas sin agacharos, y vereis rápidamente por qué. Este punto aunque parece obvio, es importantísimo y no siempre está presente en la mente de fotógrafos no profesionales.

9. Disparar varias fotos. Si tenemos un entorno que pensamos va a quedar lucido en nuestro trabajo, hacer varias fotos se vuelve muy importante (¡ojo, con el punto 1 y 5 muy presentes!). Cada foto tendrá un matiz que nos interesará más o menos. Además, no podemos confiar al cien por cien en lo que estamos viendo en la pantalla de la cámara, ya que puede ser muy distinto una vez las imprimamos e incluso al verlas en la pantalla del ordenador.

10. Tener una cámara siempre a mano. En casa no la guardéis. En muchísimas ocasiones tenerla a mano en la mesa del salón o en el cuarto del bebé, os va a permitir hacer fotos que de otra forma se perderían. En los viajes y excursiones, la cámara y su cargador debe de ser lo primero en entrar en la maleta. Y para el día a día o visitas a los abuelos, una cámara compacta en el bolso puede ser una buena idea. No confiéis en que lleváis un móvil con cámara en el bolsillo.

Después de que hayáis leído estos consejos os resultará evidente que nos encantan las fotos de nuestros Bombones, y tenemos que decir que lejos de entorpecer nuestras vivencias con ellos, nos están dando muy buenos momentos. Porque a los Bombones también les gusta, porque hacer fotos no nos roba momentos con ellos sino que nos hace revivirlos cuando ya han pasado y porque disfrutramos muchísimo seleccionando las fotos y compartiéndolas con nuestra familia y amigos.

A vosotros, ¿que os parece?, ¿que consejos para fotografiar bombones añadiríais a esta lista?

La familia Peppa Pig

La familia Peppa PigAquí teneís un post que llevaba unos días intentando hacer después del éxito que tuvo la foto de nuestra familia Peppa Pig en internet.

En las fotos de este post podeis seguir paso a paso el proceso de cración de Peppa. Necesitaréis plastilina de los colores indicados, un punzón y un cuchillo de modelar. En una de las fotos hemos puesto una moneda de un euro, para que veais el tamaño con el que estamos trabajando, pero lo importante son las cantidades relativas de material a utilizar.

La forma base que se modela para la cabeza, las orejas y el cuerpo, es de lágrima. Luego habrá que aplastarla o achatarla según el caso. Para el rabito, boca, brazos y dedos, es suficiente con preparar una culebrita de plastilina y cortamos con la longitud que queramos.

Paso a paso 1Paso a paso 2Paso a paso 3Paso a paso 4Paso a paso 5Paso a paso 6

Y sólo quedan los brazos y los deditos para tener un resultado perfecto. Os aconsejo después de cortar los trozos de los brazos, dedos y rabito, volver a modelarlos para que el acabado sea mejor.

El resto de la familia se hace igual, teniendo cuidado con los tamaños relativos. Mamá Pig lleva además seis pestañas en cada ojo. Papá pig lleva unas gafas, y nosotros le hicimos la barba con un rotulador.

¿Qué os ha parecido? ¿Verdad que es fácil?

Edito el post para comentar que en el blog también vinieron a visitarnos las mejores amigas de Peppa: ¡Suzy Sheep y Rebecca Rabbit!

Trapito, te quiero

Trapito y el primo de Trapito

Trapito y el primo de Trapito

El viernes estuvimos hablando de los trapitos y su importancia para los bebés. Vamos a dedicar este post al nuestro y os contaremos alguna anécdota. Además, si bombones tiene su blog… No podíamos obviar hablar de Trapito. Muchos de los que ya nos conocéis, sabréis perfectamente quien es.

Trapito fue la primera “pertenencia” que tuvo Bombón1. Hicimos bien en escoger con cuidado a Trapito, aunque en ese momento no imaginábamos lo importante que llegaría a ser para todos nosotros. No éramos tres, Trapito estaba ahí, aumentando la familia. Dormía, comía, jugaba con nosotros.Así que cuando empezamos a sospechar su importancia, compramos otro exactamente igual para tener en casa de los abuelos, por si algún día en el trasiego casa-casa se nos perdía. Aunque con algo de reticencia al principio, Bombón1 acabó tomando cariño a este segundo trapito que estaba siempre en casa de los abuelos. El suficiente para liarla bien liada el día que se nos perdió en la calle. Volvimos a buscarlo, rastreamos las calles con cuidado, pero… no apareció. Menos mal que aun teníamos al auténtico Trapìto.

En vista de los acontecimientos, buscamos y rebuscamos otro más, días y días (y nos costaba, porque ya era de otra temporada y empezaban a escasear). ¡Lo localizamos! Este no sería un impostor, sería simplemente el Primo de Trapito. Bombón1 aún de noche y con los ojos cerrados, era capaz de diferenciarlos, así que sería mucho mejor si tenía identidad propia. Al menos tendríamos un plan, si Trapito se volvía a perder.

Pasó el tiempo, y Trapito “el auténtico” conoció Mundo, estaba en todos los saraos, se matriculó en la guarde, conoció el circo, el teatro, la biblioteca, el parque de atracciones, el zoo… Viajó en coche, y en avión…. ¡estaba encantado! Pero el verano pasado algo iba a cambiar. Tenía algo más de tres años cuando se perdió en Disney. Ya salíamos del parque y nos íbamos al hotel cuando le echamos en falta. No teníamos ni idea de donde había desaparecido, ni a que hora, pero… ¡era Trapito!, ¡no podíamos abandonarlo allí a su suerte!… ¡teníamos que intentarlo!. Así que nos pusimos a ello. Parecía imposible encontrarlo, de noche, lloviendo, entre pies y más pies de gente que se apresuraba para llegar a tiempo a los autocares de los hoteles y al tren. Pero de repente, a lo lejos, apareció. ¡Que emoción cuando lo vimos, solito y mojado porque había llovido, encima de un banco!. Alguna persona que lo vio decidió ponerlo ahí. Aunque seguramente nunca nos leerás, ¡Muchas, muchísimas gracias!

Hoy seguimos viviendo aventuras con Trapito. No importa como acabe, ya se ha ganado un hueco en nuestros corazones. Sólo esperamos que no se pierda nunca. Y para los que nos leeis tenemos una petición. No olvidéis nunca si veis un muñeco maltrecho solito, subirlo a un banco. Porque muy probablemente en algún lugar haya un niño triste soñando con poder encontrarlo.

Ayer mismo por la noche, cuando Bombón1 ya estaba casi dormida, dijo “te quiero, Trapito”.

Trapitos y Doudous

Os queremos comentar alguno de los muchos beneficios que tienen los trapitos que en muchas ocasiones usan nuestros bebés y niños pequeños. Son un regalo excelente para recién nacidos o para papis que acaban de enterarse de que están embarazados. Estos son los motivos:

  • Ayuda mucho en los primeros momentos de separación del bebé de su madre.
  • Da seguridad al bebé cada vez que cambia de entorno, y le proporciona por tanto autonomía
  • Le consuelan cuando está especialmente mimoso.
  • El bebé es el que ha elegido su trapito favorito, los papás simplemente habrán puesto a su disposición los trapitos o peluches.

El bebé debe ser el que decida cuando abandonar a su trapito, no es necesario que nos preocupemos por cuando lo debe ‘dejar’. Un trapito es su compañero, un apoyo, es algo positivo.

Consejos para evitar su pérdida.

  • Comprar dos iguales, en lugar de sólo uno.
  • Anotar el número de teléfono en el trapito.
  • Enganchar el trapito a la ropa o al cochecito en las salidas al exterior.

Os damos para terminar un par de datos curiosos que sólo pone en evidencia la importancia de los trapitos para nuestros bombones. Hemos encontrado varios fabricantes que guardan copias de sus modelos de trapitos de colecciones antiguas, para que los niños que los pierdan puedan intentar recuperarlos. ¿Sabíais que en Francia hay una gran tradición de doudous o trapitos, tanto que existen, sobre la idea anterior, páginas de ‘doudous perdidos’ donde si queréis se pueden adoptar? ¡Es genial!

Seguro que teneís un montón de anécdotas divertidas con los trapitos de vuestros peques. Os animo a comentar alguna aquí.

Bebés viajeros

Son muchas las preguntas que surgen cuando un bebé llega a casa. No muchas,… ¡muchísimas!. Una de las primeras dudas que tenemos, es si pueden o no viajar, si será o no bueno que lo hagan. Incluso a la salida del hospital, ya estamos pensando en cómo sentar a nuestros bombones en el coche para ir a casa. Seguramente no vayan tan cómodos como estaban en la tripita de mami, pero no tenemos nada que temer. Sus sillitas están pensadas para ellos y van a ir bien y seguros, que es lo que queremos. Lo papás solo tendrán que añadir como siempre, precaución y sentido común.

Después de esta primera “excursión”, habrá más oportunidades de desplazarse. Incluso a los papis les puede apetecer hacer alguna escapadita para disfrutar con su bebé mientras cambian de aires. Cuando tenemos en casa a un recién nacido (entre 0 y 3 meses), necesita mucha atención por nuestra parte, y es más vulnerable a contraer alguna enfermedad. Además en este periodo de tiempo es fácil que los padres estén todavía algo cansados. Han llegado muchos cambios de golpe a la familia, y además hemos tenido que atender a un montón de asuntos burocráticos en este tiempo.

En cambio entre los dos y los tres meses, todos estos cambios que llegaron de golpe empiezan a asentarse y de alguna forma, a convertirse en una nueva rutina. Y sobretodo si nos gusta viajar… apetece muchísimo una escapadita, salir con nuestro bombón fuera. Otra vez la duda… ¿será bueno que nos desplacemos con él? El avión, el tren, el coche, el barco… Y una vez en destino, ¿estará el bebé bien?, ¿tendremos problemas? Podeis estar tranquilos porque me temo que tenemos buenas noticias. A partir de los tres meses, nuestro bebé ya no es tan vulnerable como cuando era un recién nacido (en realidad es mucho menos frágil que lo que los papás piensan). Además, aún no va a notar el cambio que supone el viaje tanto como más adelante. A esto hay que añadir una ventaja enorme: entre los tres meses y cerca del año aún no anda, por lo que será muy co,plicado que se meta en líos. Es una etapa para aprovechar y disfrutar de unas vacaciones con ellos, siempre que los viajes no sean excesivamente largos. Si vamos a desplazarnos en coche, lo ideal es ir parando cada dos horas aproximadamente, para cambiarle el pañal y además aprovechar para que cambie de postura y que, aunque a su manera, estire las piernas. En caso de usar cualquier otro medio de transporte, hay que cerciorarse bien de que al reservar los billetes informamos de que vamos a viajar con un bebé. Así aseguramos que tendrá la atención necesaria durante el trayecto.

Para la estancia en destino, tenemos que asegurar que el bebé tendrá todo lo que necesite. Además de todo lo que necesita a diario, habrá que preparar un kit de emergencia por si se pone enfermo. Especialmente por el tema de la preparación de los biberones y las papillas, creo que en los primeros meses es preferible la estancia en una casa o apartamento al alojamiento en un hotel. Si esta última es nuestra opción, deberíamos asegurar que ponen a nuestra disposición algo para calentar su comida (o bien que llevamos nosotros un calienta biberones).

Os proponemos una lista que podeis tener a mano en vuestros desplazamientos con bebés de entre tres y doce meses.

  • Comida:
    • Leche, cereales, potitos…
    • (Calienta biberones)
    • (Esterilizador)
    • Bibes vacíos
    • Papel de cocina
    • Cuchara de plástico
    • (Sacaleches)
    • Jabón para lavar sus biberones
  • Botiquín
    • Gasas estériles
    • Suero fisiológico
    • Vitaminas
    • Tiritas
    • Termómetro
    • Antipirético
    • Cartilla y tarjeta del médico
  • Aseo
    • Bañerita de viaje
    • Termómetro para el baño
    • Esponja
    • Jabón
    • Body milk
    • Tijeras
    • Crema para el sol
    • Colonia
    • Crema para el pañal
    • Pañales
    • Toallitas
    • Bolsas de plástico
    • Jabón para la ropa del bebé
  • Varios
    • Cuna de viaje
    • (Intercomunicadores)
    • Manta o colcha para el cochecito
    • Gasas
    • Baberos
    • Manta de juegos
    • Trapito o muñeco para dormir
    • Chupete (también de repuesto)
    • Sábanas y/o saquito para la cuna
    • Juguetes
    • Cámara de fotos… con su cargador 😉

A nosotros esta lista nos funcionó bien. Desde luego que hay cosas que son opcionales, sobretodo en función del destino. Y seguro que alguno de vosotros tiene sus ‘imprescindibles’ que añadir a la lista. En cualquier caso cremos que será un buen punto de partida que os ayudará a poneros en viaje con la seguridad de que vais a disfrutar mucho de las escapadas de vuestros bombones. Recordad adaptar todos los planes al bebé, y ¡lo demás vendrá rodado!

Abuelos, besos

Queríamos hablar en este post de los abuelos. Porque siempre están ahí, porque nuestros pequeños están encantados con ellos y por mil motivos más. Nos ayudan muchísimo con el cuidado de los niños cuando nos hace falta, aunque sea sacrificando parte de su tiempo y a veces sacando energía de donde casi no hay. No hay palabras para agradecerles tanta dedicación. ¡Se puede escribir largo y tendido sobre como nos ayudan y como lo  tendríamos mucho más complicado si no estuviesen ahí!.

En este post queremos hacer un ejercicio de empatía y pararnos a reflexionar sobre si, al margen de estas “labores”,nos estamos asegurando de que disfrutan de sus nietos como se merecen, de que el tiempo que estén juntos sea de calidad. Es cierto que a veces están en la distancia, y en principio esto puede hacer esta tarea un poco más difícil, pero tenderíamos que hacer lo posible por  asegurar que esto no es un impedimento. Creemos que merece la pena asistir a ese espectáculo, y ser parte de él. Tienen derecho a jugar con sus nietos, a pasearles, a leerles cuentos, a que estos les acerquen su mantita o las gafas y a recibir besos de mariposa, de esquimal, ¡incluso de vaca!

Cuando nace un bebé, siempre se dice que nace una mamá, a veces que nace un papá. ¿Pero alguien ha oído hablar del “nacimiento” de los abuelos? Pues también nacen, y ya sean jóvenes o mayores, ya estén más o menos preparados, ese momento va a ser el principio de una experiencia única. Ver a sus hijos vivir las emociones que ellos mismos tuvieron hace unos años (y revivirlas con ellos). Tener a esos bebés que también son suyos en brazos. Sentir como esos pequeños bombones los quieren como sólo ellos saben, incondicionalmente… da energía a cualquiera, ¿o no?

Ya veis abuelitos, la hemos liado… Yo diría que tenéis la obligación de cuidaos mucho y mantener siempre esa actitud vital que nos encanta, ¿no os parece?

Besos a todos los abuelos del Mundo.

A %d blogueros les gusta esto: