Archivos Mensuales: junio 2013

Pizarras caseras. Cómo fabricarlas.

Playa

Hoy os traigo una manualidad que podríamos llamar… ¿vintage?. Es una manualidad de esas que os encantan, una manualidad super fácil. Seguro que más de uno, como yo, lo ha hecho en sus años de colegio. Son las pizarras caseras para hacer grabados. ¿Las recordáis? No he podido resistirme, y hasta yo me he preparado una para garabatear un poquillo. Me ha salido un dibujo un tanto veraniego. Después del fondo del mar del otro día, voy a tener que pensar que necesito irme por ahí ya.

Os cuento el paso a paso, para que veais como se hace, aunque seguro que a la mayoría ya le ha venido a la mente de su época de cole. ¡Es momento de pasarlo a los peques!

Necesitamos tener ceras blandas, de esas que manchan los dedos cuando pintas. Esto es importante, porque con otro tipo de cera no va a funcionar. Lo primero que hacemos es pintar una base de color. Y a continuación, cubrir todos los colores con negro.

Preparación

El paso anterior lo habremos preparado nosotros para niños muy pequeños. Si son más mayorcitos, pueden entretenerse con eso también. A continuación viene la parte divertida: hacer los grabados. Para esto necesitaremos un palillo, o cualquier otro objeto que tenga una punta roma.

Grabado

Y así, poquito a poco podemos hacer unas preciosas flores con sol,

Flores y sol

… ¡o una niña!

Niña

Hemos estado un rato dibujando, han salido cosas muy bonitas. Se pueden utilizar además las pizarras para dar clases a los muñecos.

Me ha gustado mucho acordarme de esta manualidad para contarosla en el blog, porque me ha traido muy buenos recuerdos. Cuando era peque, hacía el dibujo que tenía en mente, pero siempre deseando raspar la zona donde se escondía mi color favorito.

Decidme, ¿os ha traído recuerdos también a vosotros?. Os animo a que probéis, porque quedan dibuios muy chulos. Y luego me lo contais, ¿vale? Me muero por ver vuestras fotos, ya lo sabéis. Me gustan más incluso que los +1 😉

Anuncios

Fin de curso

Excursión al zoo

A punto de terminar el cole (quedan sólo dos días), quería dedicar un post a los profes que se pasan el curso entero guiando a nuestras bombones para que aprendan muchas cosas nuevas y crezcan como personas.

Este ha sido el primer año de cole de Bombón1. Aunque el curso pasado ya estuvo en la guardería, y eso le permitió relacionarse con otros niños de su edad e incorporar rutinas a su día a día, con el cole ‘de mayores’ acaba de dar sin duda, un paso muy importante en su desarrollo. Ha hecho muchos amigos que mantendrá a largo plazo y ha aprendido mucho. Era casi un bebé cuando entró en el colegio, y ahora es toda una personita. Sí papis, eso pasa el primer año de cole…

Hace no muchos días, me apunté a ir de excursión al zoo con toda la clase de Bombón1. Aunque tenía dudas de si sobreviviría a semejante idea, os adelanto que es una experiencia chulísima si lo podeis hacer. Apuntándome aprovechaba para conocer un poco mejor a todos sus compañeros. ¡Y de paso le ponía cara a ese pequeñajo que anda diciéndole a Bombón1 que van a casarse! Puede sonar a mamá entrometida, pero con niños tan pequeños, de tan sólo 3 ó 4 años, os aseguro que no es así. De hecho, Bombón1 me pregunta que por qué no he ido a más salidas con ellos. Están orgullosos de que sus papás les acompañen. Nos presentan a sus amigos como si fuésemos trofeos. No sabía si más adelante tendría ocasión de incorporarme a alguna actividad con ella, y lo quería probar. Además, cuando son tan pequeñitos es genial, y los profes necesitan también más ayuda en las salidas que cuando ya han crecido un poquito.

Me pude hacer una idea de lo difícil que es estar pendientes de un grupo tan grande y que todavía tiene tantas necesidades. Pero también me encantó conocer de primera mano, teorías que los peques tenían antes de la excursión, como que los tiburones no existen (como si del monstruo más feroz se tratase). O aprender que cuando se pasa un túnel hay que gritar todo el rato que estemos dentro. ¡Imaginaros los que conozcais Madrid, lo que fue aquello cuando nos metimos en el túnel de la M30! Alguno se iba olvidando de que tenía que seguir gritando, pero hubo dos individuos que cumplieron su regla al pie de la letra: hasta la salida. En casa lo que hacemos con los túneles es ir muy, muy atentos al final, porque al salir de ellos hay que aplaudir. Espero que la costumbre del cole no desbanque a la nuestra. Tengo todo el verano para restaurarla.

Pasamos un día estupendo viendo corretear a los peques de aquí para allá. Atendiendo pis, mocos, caídas y comidas mientras les enseñábamos todos los animales. La estrella fueron los delfines, y el bebé elefante, pero también gustó mucho el acuario. ¡¡¡Y es que allí estaba Nemo!!! Anduvimos muchísimo, pero ninguno se quejó. Y esa noche dormimos fenomenal.

Lo dicho, el curso se acaba, y Bombón1 ha aprendido mucho desde que entró en el cole. A todos sus profes, gracias por vuestra dedicación. Ha hablado mucho de su cole y de sus profes todo el año, y os quiere un montón. Es sin duda, la mejor prueba de lo bien que lo habéis hecho. Y para los demás profesores de infantil y asistentes, por enseñar y cuidar a nuestros niños todos los días durante todo el curso, ¡os deseo que vuestras vacaciones sean de diez! Son merecidas, merecidísimas. Pero nos seguimos leyendo en el blog, ¿vale? Que vamos a traer muchas ideas más, ya veréis.

A todos los que nos leeis, ¿Teneis experiencias que querais compartir o personas a las que agradecer su labor de este año? ¡Animaros a compartirlas!

La importancia de saber decir Gracias.

Bienvenidas

Este post puede que os parezca un poco ñoño a alguno, pero es algo que quiero contar tal cual fue, y tal cual lo sentí. Va de saber dar las gracias, de anécdotas del primer día en casa del bebé, de rutinas antes de acostarse, de contar cuentos e historias… Pero sobre todo, va de una mamá orgullosa que quiere que algún día su peque también pueda recordar ciertas cosas.

Son muchas las veces que Bombón1 nos da las gracias. Es una palabra que le sale muy fácil, aunque a veces tenga que vencer su vergüenza, y me encanta. Siempre llega al corazón, y más cuando te dice ‘gracias mi mamita’. Pero creo que una de las veces que más entrañable me ha parecido, fue ayer por la noche, cuando al acostarla (antes de cantarle una canción) le conté la historia de cuando llegó a casa.

‘Cuando eras muy muy chiquitita… pero taaan chiquitita que acababas de nacer, te trajimos del hospital a casa. Te trajimos con mucho cuidado, en el MaxiCosi’.

‘Que es el MaxiCosi, mami?’

‘Pues es la sillita pequeña del coche, en la que ha ido Bombón2 hasta hace poco’

‘¿La que tiene un elefante azul?’

‘Sí esa. Pero como eras muy bebé, y chiquitita chiquitita, te sentamos ahí con un montón de almohaditas alrededor (el reductor que trae) para que fueses muy agusto. Papi condujo el coche muy despacio de camino a casa. Todos íbamos muy contentos, ¿sabes? Y cuando entramos en casa, mami te llevó con cuidado al salón, te dio un besito, y te dijo ‘Bienvenida a casa, hijia’

Entonces Bombón1 cerró los ojos, suspiró con una sonrisa, y abrazándome me dijo ‘Gracias mi mamita. Te voy a querer siempre. Toda la vida’. ¿Es o no es para comérsela a besos?

Tiene sólo tres años, pero no sabe lo orgullosa que me hace sentir desde ya hace mucho tiempo.

¿Os animais a contar a continuación algún momento especial de esos que no quereis que se olviden nunca? ¡Seguro que teneis miles!

Primer encuentro de madres blogueras 8J 2013. Mis conclusiones.

Madresfera

Imposible resistirse a escribir sobre el 8J, aunque sea brevemente. Pasado el primer encuentro de mamás (y papás) blogueros, el listón para crear el segundo, está por las nubes. ¿Donde nos vamos a meter? ¿De qué temas hablaremos? ¡Cuantísimas caras nuevas conoceremos, y cuantas ideas y proyectos nos acompañarán! Encuentro será una palabra que se quede pequeña, sobre todo si tenemos en cuenta que al primero ya le han llamado congreso. Madresfera, la habeis liado parda pardísima. Os dais cuenta, ¿verdad?

Si leeis esto y no sabeis muy bien que es eso del 8J, dejo aquí el link para que cotilleeis lo que pasó en aquella macro reunión. Fue mucho más que un montón de ponencias interesantísimas para bloggers en las que tomar apuntes sin parar. Mucho más. Si hiciésemos una encuesta entre los asistentes sobre si volverían el año que viene al mismo evento, nos asustaría el porcentaje de gente que contestaría ‘sí’. No sé si arriesgarme a apostar que el 100% darían esta respuesta, pero desde luego, no andaríamos lejos.

¿Que me llevo del encuentro? Muchos puntos que ya han compartido en los 72 post que de momento se han publicado sobre el encuentro. Pero además

  • Que nunca, nunca hay que dejar de aprender. Adaptarse es clave.
  • Que si se tiene una idea, hay que explorarla.
  • Que la unión hace la fuerza.
  • Que los ranking pierden sentido si se convierten en sólo un número.
  • Que el potencial de este grupo para movilizar cosas, asusta.

(Bueno, y además de todo esto, comprobé que aún puedo coger apuntes como loca, como si estuviese en la facultad. Eso sí, hace mucho tiempo de eso, y hemos cambiado los folios por el iPad. Me gusta más ahora, hay menos presión.)

Me parece a mí que sólo pueden salir cosas buenas de todo esto. Personalmente, me gustaría pasar a la acción y hacer algo, en lugar de esperar tranquilamente a que corra el año y repitamos evento. No sé si aun será por la resaca del día vivido, pero decidme, ¿hay alguien más ahí con la misma sensación? Seguro que sí.

Si os gusta, haced click en +1 😉

El fondo del mar. Manualidad pintando con los dedos.

La manualidad de hoy es súper completita. Ya vereis, os va a a encantar. Pintamos con los dedos, practicamos el cortar con tijeras, y al final hacemos un collage con varios componentes.

Nuestro fondo del mar ha acabado con un marco, no digo más. Es otra manualidad super fácil. Un bombón de tres años puede hacerla y pasar un rato muy divertido, que al final es de lo que se trata.

El primer paso es muy divertido. Tenemos que llenar la hoja de pintura azul oscuro, azul claro… Tonos del mar. Poner los churretones de pintura en el papel, ya es una actividad que les encanta. Ya sabéis, siempre dispuestos a todo lo que se aproxime a liarla parda.

Pintar con los dedos 1

Distribuimos la pintura con los dedos por toda la hoja. Y añadimos unos toques de color… ¡que el mar tiene algas! Y además en nuestro caso, teníamos que poner rosa en algún sitio.

Pintar con los dedos 2

Este es nuestro fondo del mar terminado. ¡Si hasta dan ganas de bucear!

Pintar con los dedos 3

Vamos a trabajar con otra actividad, en decorarlo. Lo primero será recortar las algas que pondremos en  el fondo. Bombón1 está aprendiendo a recortar en el cole, así que nos ha servido de práctica. Y ¡qué os voy a decir yo! Yo les veo a las tiras un acabado muy de alga.

Cortar con tijeras

Los mayores tienen que colaborar cortando unos pececitos con algún papel que tengamos de colores. Podemos usar recortes de papel de otras manualidades, papeles de regalo, revistas… lo que sea. Mis peces no están a la altura de las algas, pero bueno… ¡allá vamos con ellos!

Collage

Hacemos la composición que queramos. Esto lo hacen los peques también, que eso de usar el pegamento de barra también les encanta. Si quedan esquinitas levantadas no importa. La colocación de todos los componentes es libre. Me parece muy importante este punto, no me gusta dirigir en exceso las manualidades de los peques. Más adelante vais a entender por qué. ¿A que le quedó chulo?

Collage

A mí me ha gustado tanto, que lo tengo colgado en el despacho.

Manualidad completa

Admiro la creatividad de los peques. Las manchas rosas, que no elegí yo, ¿no parecen algas del agua? Y los peces, ¿qué me decís de los peces? Yo recorté cinco, y la intención de los tres que eran iguales, es que nadasen juntitos. Pero claro, mi peque sólo tiene tres años, no entiende aún de bancos de peces, y los colocó como veis en la fotos. Un día cuando yo ya estaba trabajando y ella a punto de irse al cole, se puso al lado de mi mesa mirando el cuadro detenidamente, y me dijo señalando al pez que está de cabeza… ‘este está así porque tenía hambre y va a comer de la hierba. Tendremos que tener cuidado de que no le pase como a Nemo y se pierda’. ¿No os parece genial? Yo ya tengo mi nota mental de preguntar siempre el por que de los dibujos, o de la disposición de los mismos. Muchas veces la respuesta será ‘porque sí’, pero otras habrá una historia escondida.

¿Cual es la mejor historia asociada a una obra de arte de vuestros peques? Contádmela, que ya sabeis que a mí un comentario me hace tanta ilusión como si llegasen los Reyes Magos.

Nos vamos a Disney. 10 consejos para ir con peques.

Disney Tazas

Tenemos el verano encima, y muchos os estareis planteando si viajar a Disney con niños pequeños, si esperar a que los peques crezcan un poquito o lanzaros ya a la piscina… Nosotros estuvimos el verano pasado con Bombón1.

Me he animado a escribir este post, porque seguramente os interese tener una opinión más al respecto. En las fechas que fuimos, Bombón1 acababa de cumplir tres añitos, y Bombón2 tenía sólo cinco meses. La decisión en cuanto a la pequeña estaba clara… se quedaría en casa de los abuelos, porque aunque pudiese haber ido a Disney perfectamente, no iba a entender nada, ni aprovechar los paseos de un sitio a otro. Así que sólo podía cansarse. Además, haciendo eso, Bombón2 se convierte en mi excusa número uno para volver a repetir el viaje. Personalmente, me parece genial saber que tengo que volver.

Pero, ¿que hacíamos con Bombón1 que tendría tres años? ¿No sería muy pequeña para entender todo? ¿Se le olvidaría todo lo que vio a la primera de cambio? Antes de contaros que nos fue bien una vez allí, atentos porque os voy a contestar vuestra pregunta ¿Nos vamos o no nos vamos?Sí, sí y sí.

Con tres años, Bombón1 vio realmente a Mickey y a Minnie, ni por su imaginación pasaba que una persona pudiese estar dentro del muñeco. Es una edad genial. Ya va a hacer un año que volvimos y cuando se pone a dibujar aún hace dibujos para regalárselos a Minnie cuando la vuelva a ver.

Si teneis tantas ganas de ir como tengo yo siempre, posiblemente hayais leido ya lo suficiente, y tendreis una sonrisa de oreja a oreja, y ya no cambiéis de opinión os cuente lo que os cuente a continuación. Pero leed un poco más si quereis que todos disfruteis por igual del viaje.

Disney atardecer

Vamos a irnos, ¿no? ¡Bien hecho! Lo primero que tenemos que tener claro es que queremos que el peque lo disfrute, así que habrá que hacer algo que se adapte a su ritmo. Y convertir la visita a Disney en SU viaje. Destacaría estos puntos:

  1. Alojarnos en un hotel Disney. Es comodísimo ir y volver al parque. Lo puedes hacer las veces que quieras, ya que la frecuencia de autobuses de los hoteles es altísima. Si estais en el hotel Disney, entonces no necesitais ni autobús. Si vais a París, las comunicaciones con el parque también son sencillas, pero lógicamente se tarda más y al final todo el paquete os va a salir bastante más caro.
  2. Así que casi mejor en este viaje nos olvidamos de París, ¿vale? París es precioso, pero tiene tantas cosas que ver, que si vais al parque, con un único día ‘robado’ al viaje de Disney no es suficiente para conocer la ciudad. Os gustará, os gustará mucho, pero tendréis un palizón en el cuerpo que no es para un niño pequeño.
  3. Madrugad y aprovechad que alojándose en los hoteles Disney, el parque abre una hora antes para nosotros. Es el momento de ir a las atracciones que más cola tienen.
  4. Alquilad una silla de bebé, porque los parques son grandes y la vais a amortizar. Yo prefiero alquilar allí que llevarme la mía. Si os llevais la vuestra, que sea una a la que no teneis demasiado apego… por si acaso. Eso sí, teneis que saber que aunque son amplias, no se reclinan.
  5. Para comer, yo llevaría las comidas desde aquí. Reservar en los restaurantes una vez alli es muy fácil. Hay muchos sitios donde elegir, son muy bonitos, y hay varias opciones, de distintos precios. No recurriría a comer perritos o pizza en cualquier sitio, porque son malos y caros. Pensad que el rato que os senteis a comer os va a servir también de descanso. Y muy importante, este punto puede marcar la diferencia entre decir que allí se come fatal, o que os gustaron mucho las comidas.
  6. Nosotros nos fuimos a dormir la siesta al hotel todos los días. Bombón1 aún la necesitaba, y de paso todos cargábamos las pilas para la tarde. He de decir que muchos días no conseguía dormirse por lo emocionada que estaba.
  7. Las colas de las atracciones son largas, y se pueden hacer pesadas patra niños tan pequeños. Hacedlas sólo si veis que el peque va a aguantarlas. Podeis probar el ‘Fast Pass’ en las atracciones que lo tienen (aun así algo de cola hay), o jugar con las horas en las que las atracciones tienen menos demanda. Llevad preparado algún juego para esos tiempos de espera.
  8. Buscad a los personajes Disney en el hotel y en los parques, ya que para los peques es como un atracción más. Haceros todas las fotos que podais, porque al final son preciosas. Si hay un fotógrafo de Disney, que os haga también. Nunca se sabe si al final del viaje alguna os puede gustar más que la de vuestra cámara. Se van acumulando en la tarjeta que os dan, y podeis comprar las que querais (o no) en cualquier momento.
  9. Explorad las otras ‘atracciones‘: las fotos con personajes o posando en los escenarios del parque, o las tiendas que hay por todas partes.
  10. Respetad el ritmo de los peques. Elegiremos las atracciones para ellos, así que si hay que subir a ‘It’s a small World’ que les encanta, tres veces, pues se sube tres veces. Ya sabeis lo que les gusta a los peques eso de repetir. Si no vemos tooooodo el parque, no importa. Vamos a intentar ir donde se lo pasarán bien. Y si no llegamos al espectáculo de la noche porque están ya muy cansados, pues nos vamos al hotel. El dia siguiente intentamos que duerman la siesta mas tarde, y nos quedamos un ratito más.

Sabeis que me hace una ilusión tremenda cuando comentais en el blog, así que no os cortéis, y contadme si estais pensando ir a Disney con los peques, o si ya habeis estado que consejitos podeis añadir para que el viaje les salga aún más redondo a los que van a ir por primera vez. Y si teneis alguna duda, estaré encantada de contestaros si os la puedo resolver.

A %d blogueros les gusta esto: