Archivo de la etiqueta: primer año

Te estábamos esperando

Regalos de amor

Hace un año que naciste. Te estábamos esperando. Quisiste nacer el día del padre, aunque al final nos fuimos al día siguiente. Tus ropitas estaban listas, tu cunita, los bibes que usarías, tu bolsita de aseo… todo.

Llegaste con la primavera, un día frío y con nieve pero de mucho sol. Especial, ¿verdad? ¿Te acuerdas de lo agustito que se estaba arropadita con mamá mientras entraba el sol por la ventana de la habitación? ¿Sabes? Ya entonces eras muy guapa. Guapísima. Y querías verlo todo, con tus ojitos bien abiertos. Naciste de madrugada, muy prontito, y pasaste la noche pegadita a la piel de mami, arropada con toallas de algodón. Las primeras visitas se hicieron esperar un poco. Los abuelitos fueron los primeros. Y por la tarde ya vinieron los titos, amigos, y la visita más importante: tu hermana. Tenía dos años, y te traía tu primer muñeco. Un regalo que había elegido ella solita sin que nadie se lo pidiese, un día que salimos a comprarte trapitos. ¿A que es bonito? Le habíamos hablado mucho de tí, y tenía muchas ganas de conocerte. ¡Ya verás que divertido poder jugar juntas!

Este año ha pasado rapidísimo, y nos has enseñado lo deprisa que avanzas. Aprender a levantar la cabeza, a dormir del tirón, a dar vueltas sobre tí misma, a jugar, a sonreir, a decir mmamma (casi en italiano), a gatear, a dar los primeros pasitos, a probar la fruta, las verduras, la carne, el pescado…, a aguantar los pinchazos de las vacunas… estaría hasta mañana hablando de tus logros. Madre mía, ¿te das cuenta? ¡Hay más de uno por mes! Hemos jugado mucho. Hasta tenemos una selección dejuegos favoritos del primer año.

Y hoy te veo contenta, alegre y sana. Sigues haciendo progresos. Ahora mismo acabas de salir corriendo dando grititos, a recibir a tu hermana que llega del cole. No puedo pedir más. Te deseo hija, que sigas siendo siempre, siempre, muy feliz. Te queremos mucho.

 Por cierto, ¡este sábado tenemos fiesta! ¡Hay que celebrar el primer añito por todo lo alto!

Juegos de 0 a 12 meses

Super baño

Dentro de muy pocoss días, Bombón2 cumplirá un añito. Así que si estais buscando juegos y entretenimiento para bebés hasta 12 meses, os vamos a contar cuales han sido nuestros juegos preferidos en este tiempo.

Mirarse al espejo. Desde muy pequeñitos, es increíble lo que les gusta verse reflejados. Primero es curiosidad por el otro bebé que les mira desde el otro lado, después alucinan con su imagen, haciendo las mismas cositas que ellos.

Volar. Dos modalidades usamos. La primera, ir volando cogidos por la cintura. El tito Jesús tiene la especialidad en esto, aún nos acordamos de los paseos en volandas por toda su casa. Y es que ¿podeis imaginar algo mejor para un bebe que está deseando explorarlo todo? La otra modalidad es sobre las rodillas de mamá cuando está tumbada. Casi, casi como ir al parque de atracciones, ¡no os digo más!

Vueltas y mas vueltas. Si vuestros peques están en la edad de empezar a voltearse ellos solitos y aún no lo habéis hecho, probad a ayudarles a rodar sobre sí mismos encima de una mantita. Os aseguro que les encanta, y además les ayuda a su desarrollo.

Esconder cosas Esconder cosas, el escondite, o el clásico cucu-tras. No imaginais lo interesante que puede resultar ver cómo las cosas desaparecen y aparecen ¡como por arte de magia!

Aserrin, aserran. O el caballito, da igual. Estar subidos en las rodillas de papá o mamá, donde podemos ver todo muuuucho mejor, y encima en movimiento, es la bomba.

Cosquillas. Suaves al principio, se convierten en guerra de cosquillas según se acerca el año. Con este juego nos reímos todos.

Pilla pilla. Poquito después de empezar a gatear es genial comprobar como puedesn escapar de sus ‘peligros’ (papá o mamá gateando detrás)

Tirar torres de piezas. Y montarlas, y volverlas a tirar, y montarlas, de nuevo, y tirarlas, y… Se nos pasan las horas muertas jugando a esto!

Palmas Palmitas. Cualquier canción con ritmo es siempre divertida. Y si tiene coreografía asociada, mejor que mejor. Les encanta ver como pueden repetir los movimientos.

Baños de espuma. Estre es total. En casa hasta escuchamos gimoteos si no nos damos prisa en desvestir a Bombón2 para meterla en la bañera, sobre todo cuando tiene todos sus juguetes esperando en la bañera. Aquí sí que podemos estar horas, y horas. Bueeeeeno mejor no, mejor, sólo hasta que los deditos se nos ponen súper arrugados, ¿vale?.

Ya sabéis, si quereís ampliar la lista con vuestras cositas, seguro que hay a mucha gente que le vendrá genial.

A %d blogueros les gusta esto: