Archivo de la etiqueta: Playas para niños

Vacaciones en Conil

Los Bateles

Me gusta tanto, tanto, Conil, que se ha convertido en nuestro hogar adoptivo en el verano. Hace unos cuantos años ya, lo elegimos como destino de vacaciones, y toda la provincia nos enamoró. Volvimos en el coche a Madrid, haciendo cálculos de como podríamos cuadrar las vacaciones para poder repetir el año siguiente. Y lo mismo hicimos el siguiente, y el otro, y el otro… Llevamos varios años fijando unos días para darnos una vuelta por Conil, y dedicando el resto de las vacaciones a otro lugar que va cambiando. Pero Conil no. Conil no cambia.

Conil tiene muchas caras, todas auténticas y muy interesantes. Como casi todos los que nos seguís en el blog teneis algún que otro bombón merodeando por casa, os voy a ir comentando que podemos hacer con niños allí. Aunque si no teneís peques, debeis seguir leyendo igualmente porque para cuando hayais terminado puede que esteis como locos, intentando reservar billete de avión o tren para hacer una escapadita. Podría hacer como en el post de La Manga, y organizaros un finde a tope de actividades. Pero si lo hago así, voy a tener el corazón super dividido y me voy a dejar cosas fuera seguro. Así que aún a riesgo de que el post sea algo largo, voy a aventurarme y contaros que sitios y planes son los que más nos gustan, y vosotros mismos decidís como hacer vuestra composición, ¿os parece?.

Baños y castillos
Las playas larguísimas, anchísimas, de arena fina… ideales para los peques. Fuente del Gallo, El Roqueo, La Fontanilla, El Chorrillo, Los Bateles, Castilnovo. Las calas de Roche preciosas, y resguardadas del viento los días de levante.
De todas, nos quedamos con las de La Fontanilla y Los Bateles. En general todas las playas son muy anchas, sin aglomeración de gente, y cuando baja la marea, al ser tan planas, se forman unos riachuelos donde los más pequeñines se pueden bañar sin ningún peligro, resguardados de las olas.
Son playas ideales para volar cometas, porque casi siempre tenemos brisa garantizada. Y las vistas que tendréis del pueblo desde los Bateles o desde Castilnovo, son impresionantes.
La Fontanilla
Hora de comer
Empezamos con el desayuno. Hay varias churrerías en Conil, que merecen que les deis una oportunidad. ¿A que más de uno tiene el recuerdo de cuando se traían churros a casa para desayunar? En Conil podréis seguir con la tradición llevándolos al apartamento o comiéndolos en el local, porque aquí están buenísimos.

Para tomar algo a media mañana o primera hora de la tarde, nuestros preferidos son: Que Bá, Dos Hermanos o el Bar Andaluz. Para nosotros son imprescindibles de nuestros viajes, pero si llevais cochecito de bebé hay que tener maña para acoplarlo en las terrazas. En fin, querer es poder. Y cuando se quiere un montadito Que Bá, se quiere. Ya me entenderéis cuando los probeis. Los días de levante, una de nuestras alternativas favoritas a la playa 🙂

En Conil se come fenomenal. Os puedo hablar de muchos sitios para cenar, pero os voy a recomendar nuestros ‘clásicos’. El Tascon de la Prensa (el salmorejo, su jamón o las tortillitas de camarones son riquísimos), Marisquería La Pepa (donde podreis comer marisco cocido, o fritura de pescado. Si no encontráis sitio en su terraza, podeis optar por comprar unos cuantos cucuruchos para llevar. Y ¿por qué no para llevar a la playa? ¡A los peques les encanta!), Terraza Medina (sin duda el mejor cazón en adobo que he comido en Conil). Y como mención especial, hablaros de La Fontanilla.

La Fontanilla

Desde que el tío de una amiga nos lo recomendó, está en nuestra agenda año tras año. Nos encantan sus pescados a la sal, pero es uno de esos sitios en los que la carta nos plantea un mar de dudas porque no se sabe que pedir. ¡Aun no hemos probado nada que no nos guste! El restaurante está a pie de playa, así que ver atardecer mientras cenas en él, es otro de los lujos que no os podeis perder. Cuando acaba la cena en La Fontanilla, nos encanta descalzarnos, salir a la arena, y volver al pueblo caminando por la playa de noche. Y creedme, esto sí que es un auténtico plan con niños, lo ven como una aventura. ¡Hasta con carrito de bebé!

Para después de las cenas o cuando el calor aprieta, nada mejor que tomar un buen heladito. A nosotros nos encantan Los Valencianos. Si vais por allí, ya veréis que majas son las chicas que atienden la terraza. ¡Allí podréis empezar vuestra propia colección de cucharillas de helado!

Si no quereis helado, o quereis alargar un poquito el plan, pasaros por La Tertulia. A primera hora está super tranquilo, y a los peques les encantará tomarse un refresco en sus patios.

Otros planes
Nos gusta el Parque de la Atalaya. Situado en una de las zonas más altas del pueblo, tiene unas vistas que son las que vienen a mi mente todo el invierno cuando estoy lejos de allí. Tiene mucho sitio para que los peques correteen, dos zonas de columpios y una zona con un circuito de fitness al aire libre ¡todo un lujo! El quiosco que veis en la foto es el Café la Atalaya, que abre todo el día. A nosotros nos encanta para desayunar mirando al mar, o para tomar algo tranquilamente a última hora, poco antes de retirarnos a dormir.

La Atalaya

Una opción de ocio que no debeis dejar pasar los que vayais con niños a Conil, es estar pendientes de las actividades del ayuntamiento. Conciertos, cine o fiestas infantiles son alguna de las opciones más atractivas que organizan. Este año tuvimos la suerte de coincidir con una de estas fiestas, con pintacaras, juegos con paracaídas, baile y castillo hinchable incluídos. ¡Las peques lo pasaron en grande! Totalmente recomendable.

El año pasado se creó el CIT, centro de Iniciativas Turísticas y Culturales, y nos vino como anillo al dedo, porque siempre estamos buscando planes nuevos que incorporar e nuestra ya apretada agenda en Conil. Esta vez probamos con una ruta por los patios de Conil, que nos encantó. Los niños estaban felices viendo ¡y oliendo! tantas plantas y flores. Pedro y su equipo, os amenizarán seguro la tarde. ¡Prohibido aburrirse!

Patio

Aún podeis conocer mejor Conil visitando su Museo de las Raíces Conileñas, o subiendo a la Torre de Guzmán. No es muy alta, se puede subir perfectamente con niños pequeños. Y desde arriba, vais a poder sacar unas fotos preciosas del pueblo. Os recomiendo subir al atardecer, que si el pueblo es bonito de por sí, aún se pone más cuando cae el sol. Juzgad vosotros mismos.
Santa Catalina
Al principio del paseo marítimo, todos los años hay un castillo hinchable para que los más pequeños den saltos como locos. Plan que podeis combinar con una visita a los puestos de artesanía del paseo.
Compritas
Ir de tiendas y llevarse algún recuerdo no puede faltar en nuestros paseos de la tarde. En la calle Cádiz y los alrededores veréis un montón. En cualquier esquina teneis garantizado una pulsera, un collar, un bolso o un pareo (yo tengo varios de Caminito de Cai, ¡me chiflan!). A los niños le encanta ver tantos colores y llevarse un recuerdito de vuelta a sus casas. Una pulsera, un vestido, una mochila o un cubo para la playa. Las pulseritas son ideales para sobrellevar la morriña del verano durante el invierno. ¡Nosotros tenemos nuestra mini colección!
No os podeis perder tampoco, los puestos del paseo marítimo que os he comentado hace un momento. Llenos de color y de mil detalles que os encantarán.

Calle Cadiz

Todos los viernes hay un mercadillo. Puede que os apetezca dar una vuelta por él. ¿Un clásico para nosotros? El puesto de aceitunas. Cuando las vemos ¡no podemos dejar de pedir!

Creo que no deberiais dejar pasar la ocasión de ir al mercado de abastos de la calle Rosa de los Vientos. Otro de los fuertes de Conil, su huerta y su pesca, cara a cara con vosotros. Algún que otro día he ido con cámara de fotos en mano… con sólo este dato, os podeis hacer una idea de lo que os vais a encontrar allí. Llevaros a los peques, les va a gustar… y ¡pueden aprender un montón!.

Pescado y marisco fresco

 Excursiones

Ya nos ha quedado un post super largo, así que desarrollar este capítulo me lo tengo que guardar para otra ocasión, porque dan para mucho. Resumiendo sólo algunas, podríamos recomendaros una excursión por la costa viendo playas como, entre otras, La Barrosa, Zahara, Bolonia o Valdevaqueros en Tarifa, una visita a las bodegas de la zona, las carreras de caballos en Sanlúcar, excursiones por el interior de la provincia: ruta de pueblos blancos, Grazalema, Jerez… ,una escapada a Sevilla o hacer una excursión de un día a Tánger. Todo auténticos planazos para los días que estéis por Cádiz.

El alquiler de apartamento es una buena opción si lo que vais buscando como nosotros, es integraros lo más posible en el pueblo durante vuestra estancia allí. De la mano de Más Apartamentos en Conil encontraréis una buena oferta para montar allí vuestro cuartel general. Seguro que os atienden fenomenal.

Ya veía yo venir que este post iba a ser super largo, porque es ponerse a hablar de Conil y ¡no acabar! Tenemos muchos planes aún en el tintero, y muchos bares y restaurantes que queremos conocer. Pero de lo que nos gusta no queremos sacrificar nada, así que a este paso lo mismo no tengo más remedio que extender mis vacaciones.

Este post no está patrocinado ni por las empresas ni por las personas que se mencionan en él, es solo una forma de agradecer a Conil los buenos ratos que nos ha hecho pasar. Espero que os haya gustado. Si teneis recomendaciones propias, animaros a completarlo en los comentarios. ¡Y si quereis compartirlo en las redes sociales, abajo teneis todos los botones necesarios para hacerlo!

A %d blogueros les gusta esto: