Archivo de la etiqueta: Pintar cerámica

Hazme un muñeco de nieeeve…

Taza infantil de Frozen

Si has leído el título del post cantando, ya tienes una idea de lo que va a ir la manualidad de hoy. Y para los que no, deciros que no, que no me he vuelto loca y estoy pensando ya en el invierno. Me gusta mucho el otoño, y exprimir todos los días al máximo. Así que ¿a qué se debe esta entrada venida del reino del hielo? ¡Sí, habéis acertado! El pequeño Olaf, de Frozen, la peli de Disney. Nos encantó cuando la vimos, y Alba canturrea parte de esta canción sin parar. Ahora con ‘Frozen: sing along’ recién estrenada en los cines, no he podido resistirme ni a hacerle su muñeco ni a planificarlo todo para poder volver al cine y cantar las canciones a todo pulmón.

La manualidad es muy fácil. Necesitáis rotuladores permanentes, al menos negro y naranja, y una taza blanca que podréis conseguir en el chino o en el bazar de la esquina. Y un poquitín de práctica, ya veréis por qué os lo digo.

Materiales para decorar nuestra taza

Ya usé los rotuladores permanentes en cerámica las navidades pasadas, cuando hicimos las bandejas para dejar dulces a SSMM los Reyes Magos de oriente 🙂 . Entonces el tema fue libre. Ahora vamos a buscar un poco de inspiración en internet. Buscad en google, y tendréis un montón de imágenes. Cuando tengáis la que os gusta, practicad un poquillo con el dibujo. Es muy fácil dibujar a Olaf, pero es increíble lo expresivo que es este muñecajo… ¡os aseguro que entre dibujarlo alegre o con un cabreo de tres pares de narices hay una línea muy, muy fina! Y si no, ¡probad a cambiar la posición de las pupilas y la forma de las cejas! A los peques les va a gustar. Seguro.

Boceto Olaf

Este fue un boceto de la idea que quería. La cara de Olaf en un lado de la taza, y una de sus frases en el otro lado. Para los que no hayáis visto la peli, os diré que es un muñeco muy, muy ingenioso, y por eso nos deja varias frases memorables. Mis favoritas son “Me gustan los abrazos calentitos“, porque a mí también me encantan y “Vale la pena derretirse por ciertas personas“, porque estoy totalmente de acuerdo. La taza es para Alba, cualquiera de las dos frases le van fenomenal, pero me quedo con la primera por los muchísimos abrazos que me quedan por darle.

Esta es la taza por delante.

Taza de Olaf

Y me pareció que escribir la frase con letras de colores por detrás, podría ser buena idea.

Cita de Olaf

No os de miedo dibujar en las tazas. Hasta que no la horneéis, el rotulador no se vuelve permanente. Y si os equivocáis, tan sencillo como borrar el dibujo con acetona o alcohol, y volver a empezar.

Una vez tenemos la taza terminada, sólo queda meterla en el horno a 150ºC durante 30 minutos. Hasta que no se metan al horno, los dibujos no son permanentes. Aguantan bien, aunque he de decir que los platos que os enseñaba arriba sólo se han lavado a mano… por si las moscas.

Esta es la letra y el vídeo de la canción. La parte que le encanta a Alba es cuando Anna le pide a Elsa que el muñeco sea de verdad. Os lo dejo todo para que vayáis ensayando.

Hazme un muñeco de nieve,
venga vamos a jugar.
Ahora ya no te puedo ver,
no sé muy bien, que ha podido pasar.
Éramos inseparables
y ahora ya no.
No lo logro comprender.
Hazme un muñeco de nieve,
uno que sea de verdad.
 
Hazme un muñeco de nieve,
o ven en bici a montar.
Que necesito compañía ya, 
porque a los cuadros ya les he empezado a hablar
Me siento un poco sola,
y me aburro ya, mirando las horas pasar.
 
Sé que estás ahí dentro.
Todos preguntan donde estás,
dicen que intente tener valor.
Ya no puedo más, déjame entrar.
Ya no nos queda nadie, sólo tú y yo.
Y ahora que va a pasar…
Hazme un muñeco de nieve.

Espero que os haya gustado esta manualidad. Las peques tienen cada una su tacita para ensayar las canciones antes de irnos al cine a cantar. Y no creáis que se han quedado sin hacer nada… Alba ha estado haciendo ‘dibujos’ de Frozen en un cuaderno (eso sí, color rosa), y Sara se ha dedicado a dibujar varias veces a Elsa. Se enfadaba porque no le quedaban como en la película, pero a ver si os los enseño, porque a mí me parecen la bomba.

¿Qué os parece convertir algo que les ha gustado a vuestros peques en manualidad? ¿Lo habéis hecho alguna vez?

Queridos Reyes Magos

Feliz Año Nuevo

Este año hemos hecho cantidad de manualidades en el blog. Y la última que os voy a contar, es para usarla el día de Reyes. Aunque claro está, ahí va la idea… cada cual puede animarse a customizarlo después como y para lo que más le guste. Los últimos días hemos visto como preparar postales, adornos para el árbol, o porta velas para adornar nuestra mesa en las comidas de fiesta. Entre manualidades, salir a los mercadillos, ver las luces de la ciudad, los belenes, las comidas, las cenas… la verdad es que no hemos parado. Nos lo hemos pasado fenomenal. Incluso tuvimos la suertaza de ver, desde la ventana, la nariz del mismísimo Rudolph el día de nochebuena. Sólo por este detalle, estas fiestas ya han merecido la pena.

Aún quedan fiestas, y puede que como a nosotros, os apetezca parar un ratillo en casa. Dentro de nada vendrán los Reyes, y mientras escribimos con cuidado la carta y planeamos el ir a la cabalgata para recibirlos como merecen, en casa hemos preparado un plato de bienvenida que les va a encantar. Ahí, antes de irnos a la cama, les dejaremos unos dulces el día cinco. No muchos, poquitos, porque ya sabéis que hay muuuuchos, muuuuchos niños y casas que visitar en una sola noche. ¡Eso sí que es una agenda apretada!

Rotuladores de cerámica

Necesitamos un plato blanco o de un color clarito, y rotuladores que valgan para cerámica. Horneando los platos a 150º durante 30 minutos, haremos los dibujos permanentes. Hace tiempo era difícil encontrar colores muy surtidos, pero parece que la cosa va mejorando y cada vez es más fácil conseguir estas cosas. Algo que se agradece, la verdad.

A partir de ahí, imaginación al poder. A mí me parecen un recuerdo genial si dejamos que los peques hagan sus obras de arte en ellos. Así, sin decirles nada más, que el dibujo es para los Reyes Magos de Oriente, y que seguro que les gustará mucho verlo. Porque además de un buen mazapán que llevarse a la boca, también está bien el que le dediquen a uno algo más personalizado, ¿o no?

Así que así se lo expliqué a Bombón1, y nos pusimos manos a la obre.

Dibijo

Como os decía, el único requisito es saber que el plato va a ser especial para SSMM los Reyes Magos de Oriente. Con tanta solemnidad, lo de que después sean preciosos y no nos queramos deshacer nunca, nunca, de ellos, ya es cosa exclusivamente de los peques. ¡No olvidéis que para que el dibujo sea permanente hay que hornearlo a 150º durante 30 minutos!.

Sara

Bombón1 con cuatro años, decidió dibujarse ella al lado de una flor gigante (con un centro donde está la miel), un gran corazón, un montón de estrellas, y muchas monedas de chocolate.

Sabemos que los Reyes harán un huequito la noche del día cinco y vendrán a vernos, y también que como cada año, beberán agua y puede que coman algún dulce de los que les preparamos. Así que este plato, antes de irnos a la cama, se llenará de dulces, pero además de toneladas de ilusión y amor. Por cursi que suene, posiblemente no he escrito una verdad más grande en este blog.

¡Esto sí que es magia de la de verdad!.

Plato de bienvenida

Si lo preferís, también podéis usar los platos para los Reyes Magos para plasmar nuestros mejores deseos para el año que viene. Es una buena forma de capturar recuerdos, ¿No os parece?.

Dulces

Con la fiesta más bonita del año acaba la Navidad. El año que viene no olvidéis reír, cantar, jugar y sobre todo, querer mucho, mucho.

Espero que en el 2014 el blog os siga gustando y entreteniendo tanto como a mí. Si os gustó el post, decídmelo, y si os animáis a hacer algo parecido, me encantaría ver vuestras versiones. Ya sabéis que eso me hace muchísima ilusión.

A %d blogueros les gusta esto: