Archivo de la etiqueta: celos

Sígueme, oruga

Los celos de los hermanos, especialmente si llegan cuando el mayor es aún muy pequeño, es algo que nos preocupa un poquito a los papás, ¿verdad?. Pienso que en casa no lo llevamos del todo mal… de momento. Os voy a contar alguna cosita que nosotros hicimos, y que creo que funcionó. A ver si a alguien le puede ser de ayuda.

  • Empezamos a hablar de la hermanita poco antes de que naciera… Unos dos meses antes. La mayor tenía sólo dos añitos y estaba liada con sus asuntos. Acababa de dejar el pañal, iba a dejar el tete, pronto empezaría el cole… Además, antes casi no se le notaba la tripa a mamá.
  • Desde el primer día estuvo involucrada en las compras de preparativos para el bebe. No hacía falta mucho, porque se reutiliza prácticamente todo (algunas ropas no, si nacen en distinta estación). Los tres nos lo pasamos fenomenal con estas salidas.
  • Llegó la Navidad, y nos aseguramos de que en la carta de los Reyes y Papá Noel se pidiese algo para el bebé.
  • Pensábamos que sería muy buena idea que nuestro bombón le comprase algo a su hermanita para llevárselo al hospital. Cuál fue nuestra sorpresa, cuando ella misma vio un día un muñequito, y nos lo pidió para regalárselo al bebé. ¡Ella misma se lo dio al cajero para que nos lo cobrase!
  • Aprovechamos el buen tiempo para que dejase de ir en sillita, ya que en poco tiempo tendría que convertirse en capazo y no la volvería a usar. También con algo de antelación dejó su camita de bebé que fue antes su cuna y estrenó una súper camita nueva. Todos estos cambios fueron uno a uno y separados al menos por un par de semanas.
  • Lo último fue preparar un regalito que el bebé le daría Bombón1 en el hospital.

En estos meses, no os voy a engañar, algún pellizco ha caído. Pero la pequeña se muere de la risa con las fiestas que le hace su hermana. Y la mayor no puede estar sin ella sin preguntar mil veces donde está. Así que entendemos esos pellizquitos ocasionales como muestras de cariño. Igual que las frases del tipo “Mamá, Albi es mi mascota”, o la del título de este post, de hace sólo un par de días “Albi, eres una oruga (ya gatea). Oruga, sígueme”. Están deseando jugar juntas, ¿no es genial?

Y vosotros, ¿cómo lo hicisteis o qué estáis pensando hacer?

20121108-000513.jpg

A %d blogueros les gusta esto: