Tus hijos no son tus hijos

No tengáis prisa

Hoy hago un inciso en el ritmo normal de publicación del blog. Hace mucho tiempo que quería escribir este post. No es una manualidad, ni siquiera es alguna anécdota de las que cuento de vez en cuando. Esta vez no, pero creo que en el blog va a estar bien. Es un post escrito especialmente para mis dos bombones… aunque todavía no sepan leer. Sara y Alba, intentaré tener estas palabras presentes siempre. Y lo publico un día de San Valentín porque no se me ocurre otro día mejor para hacerlo.

Para muchos de los que me leéis habitualmente, este poema no será nuevo. A todos, los que sí lo hayáis leído alguna vez y a los que no, os pido que lo leáis despacito, aunque ‘pique’ un poco hacerlo.

Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de si misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.
 
Puedes darles tu amor, 
pero no tus pensamientos, pues, 
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas, 
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar
ni siquiera en sueños.
 
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede, 
ni se detiene en el ayer.
 
Tu eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación 
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.
 
Khalil Gibran

La vida no retrocede ni se detiene en el ayer, eso es una realidad. En el camino seremos muy felices, lo intentaré siempre. Las cosas malas pasan, van perdiendo peso, y al final se olvidan. Siempre. Avanzaremos pasito a pasito, saboreando cada momento, sin prisas, pero mirando siempre, pase lo que pase, hacia adelante.

A todos los que me leéis, ¡feliz San Valentín!

Anuncios

Etiquetado:, ,

16 pensamientos en “Tus hijos no son tus hijos

  1. Nuria febrero 14, 2014 en 12:56 am Reply

    Qué bonito. El mejor día para publicarlo, di que si! Las cosas malas pasan, van perdiendo peso, y al final se olvidan. Avanzaremos siempre pasito a pasito.

    • Bombones febrero 14, 2014 en 9:24 am Reply

      Siiii! Hacia adelante, aprendiendo, y sin correr.

  2. Piezecitos febrero 14, 2014 en 1:31 pm Reply

    Una cierta realidad!!! Nuestros hijos no son nuestros de forma posesiva…un dia ellos tendrán su propia vida y sus propias familias, y nuestra misión es instruirles y enseñarle el maximo posible para que el día de mañana tengan una vida plena! Duro de aceptar..pero es asi! Feliz san valentin!

    • Bombones febrero 14, 2014 en 1:54 pm Reply

      Duro, pero es bonito que sea así. En el camino, ¡a llenar esa vida de buenos recuerdos!

  3. Marta febrero 14, 2014 en 3:40 pm Reply

    Gibran ha sido durante muchos años, uno de los escritores de cabecera, este poema es tan real como la vida misma, nuestros hijos son hijos de la vida.

    • Bombones febrero 14, 2014 en 3:44 pm Reply

      Si, es súper bonito

  4. Dácil febrero 14, 2014 en 11:38 pm Reply

    Es un post precioso. Llenos de sentimiento. Nuestros hijos son de la vida y nosotros sólo podemos ayudarles cuando lo necesitan, pero no vivir por ellos. Cuantas veces lo olvido…

    • Bombones febrero 15, 2014 en 12:55 am Reply

      Gracias, Dácil. Es un post para tener presente, sí.

  5. pequeboom febrero 15, 2014 en 11:33 am Reply

    Tengo la lagrimilla a punto de caramelo. Gracias y cuánta razón!! Lo malo pasa y se olvida, claro que sí!

    • Bombones febrero 15, 2014 en 11:47 am Reply

      Me alegro de que te haya gustado. Cuando lo lees una vez, ya no se te olvida 🙂

  6. MamaUniversitaria febrero 17, 2014 en 9:52 am Reply

    Me ha encantado! 🙂

    • Bombones febrero 17, 2014 en 10:04 am Reply

      Gracias. Me alegro mucho.

  7. Ana febrero 17, 2014 en 10:53 am Reply

    Es precioso, me ha emocionado. Sara y Alba tienen mucha suerte de tenerte como madre. Seguro que ellas van a ser mujeres tan estupendas como su mamá (y como su tía). Muchos besotes

    • Bombones febrero 17, 2014 en 1:59 pm Reply

      Piropazo que me has echado, gracias 🙂 No quiero nada diferente a lo que querrá cualquier mami: que sean felices.
      Por cierto, te echaba de menos en el blog… ¿dónde te has metido?

  8. ¡Mama qué sabe! febrero 17, 2014 en 4:41 pm Reply

    Siempre me gustó; es de una lucidez inmensa y majestuosa. Sana. Es la plenitud de saber la enorme responsabilidad de amar y educar sin ningún tipo de ataduras ♥

    • Bombones febrero 17, 2014 en 5:39 pm Reply

      Sí, querer sin más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: