Hablábamos de recompensas

manita cara sonriente

Sé muy bien que uno de los temas que más os preocupa es como premiar a los peques cuando se portan bien o cómo corregirles cuando hace falta. Como sabéis, yo no soy psicóloga, ni pedagoga ni nada parecido, pero sí me gusta comentar en el blog de vez en cuando, cosas que me funcionan. Hace tiempo publiqué un post sobre las tablas de recompensas, que va fenomenal para muchas cosas cuando queremos que los peques adquieran un hábito nuevo.

En este de hoy os voy a hablar de algo que cuando queremos premiar a Bombón1 funciona muy pero que muy bien, y es pintarle una carita sonriente en la mano (así es como le ponen las notas en el cole). Para dos y tres años funciona bien, no sé si más adelante tendré que echar creatividad a la técnica, pero ya os contaré (esto significa que pienso seguir por aquí aún un tiempo…je!).

Para conseguir el efecto contrario, como castigo, hemos comprobado que pintar una cara triste es de lo peor que podemos hacerle. Lo peor de lo peor. Como llora, lo pasa muy mal y le importa mucho pero muchísimo, intentamos que la tenga en la mano poco tiempo. Siempre que claro, haya corregido lo que estaba haciendo mal. Da un poco de penita, sí, pero… algo hay que hacer, y esta forma además de light me parece bastante eficaz.

Es un tema delicado, cada cual lo aplicará, o no, como crea conveniente. En casa funciona, y tenemos la suerte de que Bombón1 consigue muchas, pero que muchas caritas sonrientes. Y a veces nos pide que se las pintemos con pecas, con el pelo largo, con coletas… Es decir, las caras sonrientes le encantan. Una de las claves de las caritas en las manos es intentar poner muchas más sonrientes en la balanza. Es decir, premiar mejor que castigar. Que no se nos pase premiar, que a veces se olvida porque se da por sentado que hay ciertas cosas que se tienen que hacer así porque sí o por el artículo treintaytres. Y las pasamos por alto. ¿No os parece que es importante que enseñemos también las cosas que están bien hechas? Y otro punto a tener en cuenta es no abusar mucho de la técnica, o perderá su efecto. Lo ideal es ir alternando con otras cosas.

Las tablas de recompensas sobre las que ya hablamos en este blog son un sistema de premios que pueden ser materiales o no. El sistema de pintar caras es siempre inmaterial, y no os imagináis lo que motiva a los peques ir luciendo sus caritas. Poder enseñárselas a los abuelos, a sus compis de clase o a su profe es lo más. Ni que decir tiene que las caras sonrientes nunca, nunca se borran, y cuando nos lavamos las manos tenemos mucho cuidado con ellas.

¿Os gusta la idea? ¿Alguien lo usa ya? Si teneis alguna técnica que quereis compartir, o si vais a probar la técnica de las caritas, ya sabéis que vuestros comentarios me hacen muchísima ilusión.

About these ads

Etiquetado:, , , , ,

11 pensamientos en “Hablábamos de recompensas

  1. ¡Mama qué sabe! mayo 21, 2013 en 10:20 am Reply

    Me parece muy creativo! Y me gusta mucho la recompensa inmaterial basada en el orgullo y la alegría de una cara que por cierto es preciosa! Me anoto la idea… Sois siempre tan inspiradoras…
    Pero no me acaba de convencer la representación de la carita triste… no sé, no sé… veamos… cómo te lo explicaría: mi hijo me dice a veces, “Mamá te voy a escribir la falta de ortografía que puso fulanito en la pizarra…” y le digo: noooo, nunca escribas mal que el cerebro es traicionero y se puede fijar y hacerte dudar… Pues es algo algo así… lo negativo ha de poder borrarse con facilidad, máxime si es una niña como la tuya, que parece tan atenta a su educación. Yo utilizaba el refuerzo positivo con algo cuando mayor era pequeño, pero con lo negativo solo lo hablaba y ale… ya tendremos otra oportunidad!
    Pero vamos, que estoy contigo: en cada familia lo importante es que el sistema funcione! ♥
    SIIIIIIIÍ, quiero más entradas de Bombones! Jajaja

  2. […] Edito la entrada para que veais otra idea sobre como recompensar a nuestros peques, que hemos publicado en el blog. Lo podeís leer aquí. […]

  3. Nuria mayo 21, 2013 en 8:26 pm Reply

    me encantan las caritas sonrientes!! con pecas y coletas son geniales!!!! ;o)))

    • Bombones mayo 21, 2013 en 8:39 pm Reply

      Si te has portado bien, mañana puedes salir con una a la calle :-)

  4. planeandoserpadres mayo 22, 2013 en 9:50 am Reply

    Yo he leído que no hay que premiar ni que castigar cuando acierten o se equivoquen pero personalmente creo que recompensar cuando actúan bien y aprenden es beneficioso para que noten la diferencia entre lo correcto y lo que no lo es. Cuando tengamos a nuestro bichillo ¡a ver qué técnica ponemos finalmente en práctica!

    • Bombones mayo 22, 2013 en 12:31 pm Reply

      Pues yo tengo mis dudas aún con los castigos, pero con los premios lo tengo clarísimo. Y es que las cosas que están bien hechas, hay que alabarlas y comunicarlas. Es algo que intento aplicar no sólo con mis peques, si no con el día a día.
      Y con el bichillo lo harás genial, verás. No es tan difícil :-)

  5. […] Lo primero que me vino a la cabeza fue algo que además había leído hace poco en El blog de Bombones: una recompensa positiva. No obstante lo descarté enseguida porque es una niña muy pequeña (un […]

  6. Beatriz Blanca junio 12, 2013 en 8:24 am Reply

    ¡¡¡Sí!!! Premiar/ elogiar el buen comportamiento (y aplicar consecuencias negativas en casos puntuales) da mejores resultados. Os proponemos una forma diferente de recompensar el comportamiento social, ¿qué os parece?

    http://hazteconellos.com/ser-sociable-gomas-del-pelo/

    • Bombones junio 12, 2013 en 9:22 am Reply

      Pues me ha gustado lo de las gomas del pelo! Puede que lo pruebe, y si da resultado te contaré!

  7. Marta junio 18, 2013 en 10:48 am Reply

    Mi hija mayor adora las caritas. Y los perritos, y los timbres que le pongas en la mano. Alguna vez lo hemsos usado como recompensa, y no se deja lavar luego, no veas que mal lo pasa cuando se le van las caritas que con tanto esfuerzo ha conseguido.

    • Bombones junio 18, 2013 en 11:02 am Reply

      Si, lo del lavado es un Mundo. La mia un día quería meterse en la bañera con una blosa de plástico en la mano. Como si tuiviese una escayola! Jajaja

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.007 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: